Africa austral contra las cadenas del racismo

El apartheid representa la forma más vil de la esclavitud moderna. En este punto, la acción paciente pero tenaz y vigorosa de la Unesco se confunde con el combate de los negros sudafricanos que han mostrado como, gracias al coraje de la rebelión, han olvidado el miedo y recobrado la esperanza. Si quiere seguir siendo fiel a sí misma, la comunidad internacional debe movilizarse y obrar con firmeza para que esa esperanza no se trunque.

La postura de la Unesco frente al apartheid se basa esencialmente en un análisis a fondo de los efectos de ese sistema en materia de educación, de cultura y de información. No se trata de hechos aislados. IMo, el apartheid es un todo, es un sistema completo; y ese sistema no se debe al azar, ni puede mejorarse retocándolo aquí y allá. Como en el caso del nazismo, nos encontramos aquí con la ideología coherente de un Estado racista que, desde luego, afecta en primer lugar a la comunidad negra pero también a los mestizos, a los asiáticos y hasta a los mismos blancos.

Nadie escapa a esta dialéctica del amo y el esclavo. La ideología del apartheid se expresa en todas las instituciones de la República, impregna en todos sus niveles el sistema educativo, es enseñada en las escuelas e impuesta a los artistas, controla la información dentro de las fronteras y se esfuerza por controlarla en los países extranjeros. La Unesco lo ha proclamado ya repetidas veces : su oposición a tal sistema es total y radical. La "defensa de los derechos humanos sin distinción de raza, sexo, lengua o religión" que prescribe el artículo I de su Constitución perdería todo sentido si se tolerara semejante ideología.

Amadou-Mahtar M'Bow, Director General de la Unesco.

Discurso pronunciado en la sesión de apertura de la Conferencia Mundial contra el Apartheid Lagos, Nigeria, 22-26 de agosto de 1977

Conozca otros números y artículos sobre el tema del Racismo en El Correo de la UNESCO

Noviembre de 1977