Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

El Psicoanálisis: las reglas del ego

¿Existe un medio de librar a los hombres de la amenaza de la guerra? ¿De canalizar la agresividad del ser humano y armarlo mejor psíquicamente contra sus instintos de odio y de destrucción? Estas son las preguntas que el 30 de julio de 1932 Albert Einstein plantea, inquieto, en una carta a Sigmund Freud, en circunstancias que la violencia fascista y nazi se extiende por Europa. En septiembre de ese año, el padre del psicoanálisis, al que Einstein llama el "gran conocedor de los instintos humanos", responde al físico, analizando las bases psíquicas del comportamiento y precisando las vías que podrían conducir al cese de los conflictos que dividen a los hombres. 

Esta correspondencia, publicada en 1933 con el título Pourquoi la guerre? por el Instituto Internacional de Cooperación Intelectual, precursor de la Unesco, constituye, con algunos otros intercambios de opinión entre destacadas personalidades del mundo intelectual de la época, una de las iniciativas más notables de la Sociedad de Naciones cuya misión se hizo cargo la Organización de las Naciones Unidas en 1946 para consolidar en la mente de los hombres una paz cada vez más amenazada. 

Sesenta años más tarde estas páginas prácticamente inéditas siguen siendo un documento esclarecedor que conserva intactos su interés y su vigencia. El Correo publicó ya los principales pasajes de la carta de Albert Einstein en el número de mayo de 1985 "Cuarenta años después", que conmemoraba el fin de la Segunda Guerra Mundial. A continuación presentamos por primera vez una versión ligeramente resumida de la respuesta de Sigmund Freud.

Lea este numero. Descarga el PDF.

Descubra nuestros artículos en línea:

Las reglas del ego

¿Por qué la guerra? Sigmund Freud escribe a Albert Einsteinn

Lea también la carta de Albert Einstein a Sigmund Freud

 

Marzo de 1993

Lea también