Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Zoom

Diarios de un viaje inmóvil

cou_03_20_zoom_01_website.jpg

نازك أرميناكيان، إيريفان، أرمينيا. اليوم الحادي عشر من العزل. صورة ذاتية حذو شجرة كرز مزهرة في الفناء الخلفي لمكتبنا الذي جئته بالسيارة لأخذ بعض الأغراض المهمة. أبواب مكتبنا مغلقة منذ أكثر من 10 أيام.

Nazik Armenakyan, Erevan, Armenia: "Decimoprimer día de confinamiento. Autorretrato con flores de cerezo en el patio trasero de nuestra oficina. Llegada para recoger algunos documentos importantes. Hace más de diez días que nuestra oficina está cerrada".

Fotografía: Doce fotógrafas del proyecto Women Photograph The Journal

Texto: Katerina Markelova, UNESCO

Aislamiento, pérdida de ingresos, cargas familiares abrumadoras: las mujeres fotógrafas han sido duramente afectadas por el confinamiento impuesto para contener la pandemia de COVID-19. Ante esta situación sin precedentes, más de 400 mujeres fotógrafas se reunieron en un proyecto de colaboración único, The Journal, que nació espontáneamente a mediados de marzo tras una invitación formulada en Facebook por el colectivo Women Photograph. Desde 2017, esta red, que cuenta con más de mil miembros en un centenar de países, se ha fijado la meta de aumentar la presencia de mujeres fotógrafas en los medios de comunicación.

Durante semanas, las mujeres involucradas en el proyecto The Journal capturaron imágenes de sus vidas confinadas. Desde Bangkok a Kampala, pasando por Beijing, Tiflis y Ciudad de México, ofrecieron un relato muy personal, poético, melancólico o humorístico de su aislamiento domiciliario. Esa inmersión en su intimidad revela este momento paradójico, vivido colectivamente pero cada una en su casa.

Esta visión de la mujer, reivindicada como tal, es rara en un entorno en el que la escasa representación de las mujeres fotoperiodistas resulta flagrante. “La profesión cuenta con muchas mujeres, pero no tienen acceso igualitario al empleo”, explica Daniella Zalcman, fundadora de Women Photograph. El colectivo, que recopila datos sobre la paridad en el fotoperiodismo, señala que solo el 29,5% de las fotos publicadas en New York Times en 2019 fueron tomadas por mujeres. En Le Monde y The Guardian, la cifra apenas supera el 10%. Es probable que la crisis acentúe aún más las desigualdades.

De las fotógrafas profesionales que componen la red de Mujeres Fotógrafas, la mayoría son independientes, y el 96% afirma que la crisis sanitaria ha perjudicado sus ingresos. Para ayudarlas, el colectivo ha creado un fondo de emergencia llamado Women Photograph Emergency Fund.

Yan Cong, Pekín, China: "Al tercer día de mi catorcena en una habitación de hotel en Pekín, comienzo a tomar fotos por la mirilla de la puerta. Durante todo este tiempo, no se me permite salir de la habitación, y me dejan mi comida delante de la puerta para evitar cualquier contacto personal directo. La mirilla se ha convertido en mi único medio de observar el dispositivo de confinamiento".

Tarina Rodríguez, Ciudad de Panamá: "Cuando en la vida diaria lo anormal se vuelve normal. He aquí lo que se ve al entrar en mi casa".

Saumya Khandelwal, Nueva Delhi, India: "Esta foto muestra a mi abuelo, Mahesh Kumar Khandelwal, afeitándose en su soleada habitación de Lucknow, India, el 22 de marzo. Habíamos vendido la vieja casa familiar donde se tomó esta foto, y teníamos que mudarnos unos días después, cuando el confinamiento retrasó nuestros planes. Mientras tanto, disfruto del tiempo extra que me es concedido en la casa donde crecí".

Janet Jarman, México: "En la Ciudad de México, donde vivo, en los últimos años la seguridad se ha deteriorado sobremanera, añadiendo más estrés a la crisis sanitaria. Sé que no soy la única".

Khadija Farah, Nairobi, Kenya: "A veces despierto sintiéndome bien. En esos días, tengo suficiente energía como para ponerme una máscara de belleza, pintarme las uñas y hablar con mis amigos de otros temas además del virus. Estos días buenos se han hecho cada vez más frecuentes y poco a poco siento que vuelvo a ser yo".

IIman Al-Dabbagh, Yeda, Arabia Saudita: "Zahra y Samer iban a celebrar su boda en un complejo hotelero egipcio. Finalmente se casaron tranquilamente en casa".

Sumy Sadurni, Kampala, Uganda: "Herida de gravedad en un accidente en Kampala, Alicia (derecha) ya estaba confinada antes de la pandemia. Danny (izquierda), que está cocinando carne de cabra en un hornillo al aire libre, es su compañero de piso, amigo y cuidador. Ahora que están todo el tiempo en casa, pasan sus días inventando pasteles y recetas de cocina, relajándose y recuperando fuerzas".

Watsamon “June” Tri-yasakda, Bangkok, Tailandia: "Mientras esperan los pedidos de los restaurantes, a los que sólo se les permite entregar o servir comida para llevar, los repartidores practican el distanciamiento social".

 

Más información:

La mujer a la conquista de los espacios de libertad, El Correo de la UNESCO, abril-junio de 2011

 

 

Suscríbase para descubrir los temas de actualidad de El Correo. La suscripción a la versión digital es completamente gratuita.

Síganos en: TwitterFacebook e Instagram