Construir la paz en la mente de los hombres y de las mujeres

Zoom

¡Vuelta al mundo a toda luz!

Cristóbal Céspedes Lorenzo y su joven socio Francisco Manzanares Cagua, transportan cocos cosechados recientemente a Copala (México), donde los venderán a una empresa que produce mantequilla y aceite de este fruto.

 

Fotos: Rubén Salgado Escudero – fotógrafo y videografista

Texto: Katerina Markelova

“¿Tengo derecho a estar aquí?” En más de una ocasión, se formula esta pregunta mientras viaja por las zonas rurales de Myanmar con costosos equipos fotográficos. Al fotógrafo español Rubén Salgado Escudero, que llegó a este país en 2014, enviado por una organización humanitaria, le sorprende la flagrante falta de acceso a la electricidad. “La mayoría de las aldeas en las que estuve carecían de conexión a la red”, explica. De los más de 53 millones de habitantes de Myanmar, 22 millones están privados de este servicio, que hasta ahora había sido tan banal para Rubén. Mientras que el 79% de los habitantes de las zonas urbanas están equipados, esta tasa disminuye drásticamente en el campo, donde sólo el 43% de la población puede iluminar sus hogares al anochecer.

Una vez finalizada esa misión, Salgado Escudero continuó su viaje como fotógrafo por cuenta propia. Y decidió que debía hacerse merecedor del derecho de estar allí. Todavía no sabía cómo, pero quería llamar la atención sobre el problema. La idea de los ‘retratos solares’ se le ocurrió al encontrarse con lugareños equipados con paneles solares. “Su calidad de vida era muy diferente a la de algunos de sus vecinos”, explica.

En efecto, la energía es “esencial para el desarrollo y la realización de la humanidad”, como se destaca en el Informe 2017 de la Agencia Internacional de la Energía. Es esencial para alcanzar muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por las Naciones Unidas en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, entre otros la erradicación de la pobreza (ODS1), el acceso universal a una educación de calidad (ODS4) y la igualdad de género (ODS5). La energía limpia y asequible para todos es en sí misma uno de estos objetivos (ODS7). Es la primera vez, según el informe, que se reconoce el papel fundamental de la energía a esta escala.

Sin embargo, “en muchos países el acceso a la electricidad sigue siendo un privilegio y no un derecho”, dice Salgado Escudero con indignación. En 2017, había casi mil millones de personas sin electricidad en el mundo. Pero, ¿cómo podemos atraer la atención del público, cada vez más cansado de las noticias dramáticas que lo abruman todos los días? “Encontrando nuevas formas creativas de contar los problemas y relatando historias humanas”, reflexiona.

Salgado Escudero toma sus fotos usando como única iluminación bombillas LED alimentadas por paneles solares. Esta luz, que da a sus retratos cierto parecido con los cuadros de Rembrandt, y sin duda despide una energía positiva, despierta un interés que el fotógrafo no esperaba. Publicados en el semanario estadounidense Time y en la revista mensual alemana GEO, sus retratos de Myanmar inspiran la admiración del público. Tanto es así que el fotógrafo, con la ayuda de una lectora austríaca, lanzó en las redes sociales una campaña de recaudación de fondos llamada Let there be light, Myanmar (“Hágase la la luz, Myanmar”). En 2016, los fondos recaudados permitieron equipar con paneles solares a 400 habitantes de tres aldeas.

Desde entonces, el proyecto ha seguido creciendo. El joven fotógrafo mereció la atención de la revista estadounidense National Geographic, que lo envió a Uganda y al África subsahariana en 2015 para completar la serie. Se estima que hacia 2030, esta región albergará a 600 de los 674 millones de personas carentes de electricidad en el mundo. Tras el recorrido por África ese mismo año 2015, Salgado Escudero partió a la India, que actualmente realiza una de las mayores hazañas de la historia de la electrificación. Desde comienzos de siglo, 500 millones de indios han sido conectados a la red eléctrica, lo que explica que el país espere alcanzar el objetivo del acceso universal a la electricidad a principios de la década de 2020. En 2017, el fotógrafo viajó por todo México. En 2019, planea visitar a los navajos en Nuevo México (Estados Unidos), así como Guatemala, Colombia y Filipinas.

En la actualidad, el joven artista organiza talleres en las escuelas de cada comunidad que visita como parte de su trabajo. Mediante experimentos prácticos con bombillas solares, los estudiantes se familiarizan con el concepto de energía renovable, que es, según la Agencia Internacional de la Energía, la solución más económica para tres cuartas partes de las nuevas conexiones necesarias. “Cuanto antes sensibilicemos a los niños sobre la importancia de esta cuestión, más probabilidades habrá de que los futuros responsables políticos no se muestren indiferentes al tema y puedan llevarnos en la dirección correcta”, afirma Rubén Salgado Escudero.

Este reportaje fotográfico se publica con motivo del Día Internacional de la Luz, que se celebra el 16 de mayo.

 

Excavación de una letrina en el Estado de Kayah (Myanmar). Este país es uno de los cuatro Estados de Asia del Sureste, junto a Camboya, Indonesia y Filipinas, donde vive el 95% de los 65 millones de personas privadas de electricidad en esta región. 

El guru Deen Shukla bombea agua para su nieto (India, 2015). La marcha forzada hacia el acceso universal de los hogares a la electricidad, gran prioridad del Gobierno indio, permitió que todas las aldeas del país alcanzaran la electrificación a principios de 2018.

Faustina Flores Carranza y Juan Astudillo Jesús, una pareja mixteca de Guerrero (México), viven en una casa iluminada por energía solar desde hace poco tiempo. Por primera vez en sus 48 años de matrimonio pueden mirarse a los ojos después del anochecher .

En el Estado de Odisha (India), los campesinos pescan con ayuda de luces y cestas cónicas. Según el Gobierno, la totalidad de los 9,6 millones de hogares del Estado ya dispone de acceso a la red eléctrica.

Un grupo de alumnos hacen los deberes en un centro comunitario iluminado mediante energía solar en la región de Yangon (Myanmar). Los estudios demuestran la función esencial que desempeña la electricidad en la reducción del analfabetismo y la mejora de la calidad de la educación. En 2017, apenas el 27% de las escuelas del país estaban electrificadas.  

Daw Mu Nan, agricultora de Padaung, en el Estado de Kayah (Myanmar). Los paneles solares, que ahora resultan más baratos y eficaces, son una fuente de energía práctica e instantánea.

Gracias a la energía solar, los mecánicos ugandeses Ibrahim Kalungi and Godfrey Mteza pueden aumentar sus ingresos trabajando más tiempo. En la actualidad, los índices de electrificación en el África subsahariana ascienden al 43%.

El oozie (cuidador de elefantes) Too Lei posa sobre su elefante en la región de Bago (Myanmar). Desde hace tres siglos, los oozies y los elefantes trabajan juntos en una explotación forestal responsable.

 

Una película fotovoltaica innovadora para la educación en Togo

El 21 de febrero de 2019, un buque de carga zarpó del puerto de Saint-Nazaire (Francia). A bordo, 65 kits que contienen lámparas LED portátiles recargables y cargadores solares en forma de bolsos. Estos últimos están equipados con una película fotovoltaica flexible, ultrafina y orgánica, con mínima huella medioambiental. Remitente: la empresa francesa ARMOR, que desarrolló esta innovadora tecnología fotovoltaica en 2016. Destinatarios: 212 estudiantes de Agou Akplolo, una aldea no electrificada situada al norte de Lomé (Togo). En este país del África subsahariana, sólo el 35% de los 7,7 millones de habitantes tienen acceso a la electricidad. La operación es el resultado de un acuerdo que la UNESCO firmó con ARMOR en diciembre de 2018. Su objetivo es proporcionar luz a los niños para que puedan estudiar al anochecer.