Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial

Mensaje de la Directora General

Desde 1966, a iniciativa de las Naciones Unidas, el 21 de marzo está dedicado a la lucha contra la discriminación racial. Esta fecha fue elegida en recuerdo de las víctimas de una manifestación pacifista reprimida de forma sangrienta por la policía en la Sudáfrica del apartheid. De ello hace medio siglo, el sistema del apartheid está oficialmente desmantelado, pero el racismo sigue haciendo estragos. Del insulto o la humillación individual a los delitos de odio o las masacres, de las dificultades para acceder al empleo a las prácticas racistas institucionalizadas, la discriminación racial adopta múltiples formas, a veces dramáticamente brutales y otras veces solapadas e insidiosas.

Pero, en última instancia, toda forma de discriminación racial nace de una misma ignorancia peligrosa. Por ello, la ideología racista solo puede combatirse a largo plazo con las armas intelectuales. En primer lugar, mediante la ciencia, que desvela el engaño del pensamiento racista y deja al descubierto sus motivaciones sociales, ideológicas, políticas e históricas. También mediante la educación, que enseña que ser distinto no es ser menos que los demás y que la diversidad es una riqueza que debe ser respetada. Y, por último, mediante la cultura, porque solo ella es capaz de sustituir las jerarquías mortíferas por una representación del mundo configurada por la conciencia de pertenecer a una humanidad común.

Estos tres pilares, estas tres invenciones humanas que hacen crecer y reencontrarse al ser humano, constituyen el fundamento de la UNESCO y definen su misión. El tema escogido este año por las Naciones Unidas para este día internacional, “Tolerancia, inclusión, unidad y respeto por la diversidad para combatir la discriminación”, coincide plenamente con esta misión.

Las numerosas colaboraciones establecidas durante los últimos años, en todo el mundo, con expertos y responsables políticas locales e internacionales, así como con escuelas, museos y organizaciones de la sociedad civil, son una muestra de nuestro compromiso con esta lucha contra el racismo.  

Así, por ejemplo, el proyecto a largo plazo “La Ruta del Esclavo”, iniciado en 1994 y aún en curso, ha contribuido decisivamente a mejorar el conocimiento de la trata de esclavos. La alianza establecida en 2014 con la Juventus de Turín ha reafirmado la necesidad y la urgencia de luchar contra toda forma de discriminación en el deporte. El año pasado, bajo el patrocinio de nuestra Organización, se inauguró la exposición “Nosotros y los otros: de los prejuicios al racismo” en el Museo del Hombre de París.

Estamos decididos a continuar esta lucha sin descanso, en particular por medio de la Coalición Internacional de Ciudades Inclusivas y Sostenibles, apoyada por la UNESCO, que, desde su creación, en 2004, se ha convertido en una verdadera plataforma de intercambio de experiencias en todo el mundo para mejorar las políticas de lucha contra el racismo, la discriminación, la xenofobia y la exclusión.  

Solo mediante estos esfuerzos conseguiremos construir efectivamente un mundo en el que nadie sea relegado a una condición inferior de humanidad, y en el que, como anhela el filósofo Achille Mbembe, “la realidad de una comunidad objetiva de destino triunfe sobre el apego a la diferencia”.

Audrey Azoulay, Director-General

Message on the occasion of the International Day for the Elimination of Racial Discrimination 2018