Reforzar las competencias en ciencias e ingeniería

Las políticas científicas no bastan. Para que cada país sea capaz de encontrar soluciones a sus problemas específicos, debe reforzar la enseñanza de las ciencias y la ingeniería y las competencias investigadoras a todos los niveles. De esta forma podrá participar en el escenario científico y tecnológico internacional.

Los países deben reforzar sus competencias en ciencia, tecnología e ingeniería con el objetivo de proponer soluciones sostenibles a los desafíos que afrontan en materia de salud, agricultura, comunicaciones, energía y desarrollo industrial y de infraestructuras. No sólo deben invertir en políticas nacionales adaptadas a sus necesidades en ciencia y sistemas de gobernanza, sino que también han de reforzar su capacidad de llevar a cabo investigaciones científicas. Esto implica tener una enseñanza científica excelente a todos los niveles, escuelas de ingeniería eficaces y universidades y centros de investigación de calidad. Las competencias científicas y la experiencia, ya sean fruto de la investigación local y nacional o de la transferencia tecnológica, son esenciales para elaborar y escoger soluciones apropiadas a los múltiples desafíos actuales en relación con el desarrollo sostenible.

Las capacidades en el terreno de la ingeniería –el uso de la ciencia y la tecnología para desarrollar productos y servicios útiles– son fundamentales para encontrar soluciones apropiadas, especialmente en África, donde no hay suficientes ingenieros. Los planes de estudio de las carreras de ingeniería deben estar orientados a la búsqueda de soluciones sostenibles; además, tienen que ser capaces de atraer a los jóvenes con talento, y en particular a las mujeres jóvenes, hacia la ingeniería.

Descubrir y desarrollar fuentes de energía renovable es una de las claves para el desarrollo sostenible. Reforzar las competencias para elaborar políticas nacionales en materia de energías renovables y especializarse en este tipo de tecnologías es esencial para crear sociedades sostenibles y prósperas.

Es de vital importancia crear redes científicas y mejorar el acceso a la información para sentar las bases de un sistema de investigación bien integrado en la comunidad científica internacional. En la actualidad, el uso de las tecnologías de la información y la comunicación cobra cada vez más importancia.