Geología, ecosistemas y biodiversidad

Los ecosistemas y la biodiversidad proporcionan bienes y servicios básicos de vital importancia para la disminución de la pobreza y el desarrollo de la economía. Su gestión a largo plazo tiene implicaciones científicas, ambientales, sociales y de desarrollo. Las ciencias de la tierra permiten responder a los desafíos que debemos afrontar para preservar el medio ambiente y garantizar un desarrollo sostenible.

Las ciencias de la tierra son indispensables para comprender los cambios que se producen actualmente en el mundo, para ayudarnos a conservar el planeta y para dar a los países la capacidad de gestionar sus recursos minerales. El Programa Internacional de Ciencias de la Tierra (PICG) fomenta la colaboración internacional en el ámbito de la geología, con especial hincapié en proyectos y especialistas de países en desarrollo. También ofrece su apoyo a proyectos relacionados con el trabajo social y el desarrollo sostenible, y más concretamente con la atenuación de riesgos naturales, la geología médica, la extracción de recursos minerales y de aguas subterráneas. Desde su creación en 1972, más de 341 proyectos de cooperación internacional relacionados con la geología de nuestro planeta, realizados por aproximadamente 150 países, han contribuido a incrementar los conocimientos existentes en el ámbito de los recursos y procesos geológicos, y han permitido crear redes de especialistas en ciencias de la tierra.

Comprender mejor el planeta es necesario para preservar la diversidad de la vida y garantizar el futuro de nuestras sociedades. El ser humano forma parte de la biosfera de la Tierra. Desde hace más de 40 años, el Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB) centra sus esfuerzos en la interfaz existente entre la actividad humana y el resto de la biosfera, o lo que es lo mismo, en la relación entre los humanos y la naturaleza. Gracias a la Red Mundial de Reservas de Biosfera (RMRB), más de 600 reservas de biosfera en 120 países permiten resaltar y promover, a través de ejemplos específicos en cada uno de los sitios, el modo mediante el cual el ser humano puede vivir en simbiosis con la naturaleza de forma sostenible.

Las reservas de biosfera muestran cómo preservar los ecosistemas naturales y la biodiversidad por medio de la ciencia, la educación y la participación, y al mismo tiempo favorecen un desarrollo viable económicamente y adaptado social y culturalmente. El programa MAB se centra en los ecosistemas específicos de las reservas de biosfera, que incluyen zonas montañosas, tierras áridas, bosques tropicales, sistemas urbanos, zonas húmedas y ecosistemas marinos, insulares y costeros. Las reservas de biosfera se utilizan cada vez más como sitios piloto en los que se prueba la adaptación al cambio climático y la atenuación de sus efectos, la economía verde y la posibilidad de utilizarlas para colaborar con otras iniciativas ecológicas internacionales innovadoras.

La pérdida de biodiversidad es, junto al cambio climático, uno de los grandes desafíos de nuestra época. La Iniciativa de la UNESCO sobre la biodiversidad (UBI) presentada en 2011, pretende enriquecer, gracias a los conocimientos y las redes de la UNESCO –en educación, ciencias naturales, sociales y humanas, cultura y comunicación– las políticas orientadas a la protección de la biodiversidad a escala mundial. Asimismo, federa el trabajo de la UNESCO sobre biodiversidad en diferentes disciplinas. Esta perspectiva multidisciplinar de la UNESCO frente a la crisis en la biodiversidad completa los esfuerzos de la Plataforma Intergubernamental científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), en la cual participa la Organización. El objetivo de la Plataforma es ofrecer conocimientos científicos exactos, imparciales y actuales que sirvan de base para la toma de decisiones políticas y la elaboración de convenios sobre biodiversidad. Se espera que su función sea la misma que la del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) en el desarrollo de convenios relacionados con el cambio climático.