Desarrollo integrado en asentamientos humanos en zonas rurales

Casi la mitad de la humanidad, principalmente en Asia y África, sigue habitando en áreas rurales y pertenece a los grupos de bajo ingreso. La población rural pobre carece de acceso a un abasto básico de agua (900 millones) y saneamiento seguro, lo cual tiene por resultado no sólo tremendos costos económicos y en la salud humana, sino que crea desigualdades sociales y de género. La gran mayoría de la población rural en el mundo en desarrollo es analfabeta, no está calificada para ningún oficio y en su mayoría está compuesta por ancianos, mujeres y niños que no cuentan con recursos para responder/enfrentar la variabilidad e impactos naturales.

Dar soporte a los recursos hídricos y al saneamiento en áreas rurales es un desafío aún mayor debido a que estos asentamientos se encuentran mayormente en zonas ambientalmente frágiles; los modelos de desarrollo están dominados por diversos valores culturales, condiciones económicas precarias y costos asociados a los desafíos de recuperación En muchos casos, los asentamientos dispersos, dominados por economías agrarias y recursos hídricos limitados dan origen a desafíos que obstaculizan la provisión de infraestructura. La mayor parte de la infraestructura hidrológica existente la constituyen sistemas descentralizados (p.ej. punto de recolección de agua comunitario, toma pública, letrinas y tanques sépticos en algunos casos). No es posible reparar dichos sistemas de infraestructura debido a limitaciones técnicas, financieras y administrativas. Es frecuente que las poblaciones rurales dependan de fuentes hídricas locales (pozos, bombas manuales, ríos), que en muchos casos están contaminadas.

La gente en áreas rurales carece de acceso a tecnología apropiada, de bajo costo y de producción local para satisfacer sus necesidades de agua, saneamiento e higiene. Las tecnologías avanzadas y enfocadas hacia las zonas urbanas no funcionarán en zonas rurales. Las tecnologías también deben tomar en consideración otros parámetros, como el diseño de tecnologías eficientes en el uso de energía y el uso de tecnologías de tratamiento naturales, que son robustas y de bajo costo. La tecnología también debe abordar los valores culturales de la población rural en los países en desarrollo. El modelo de participación pública en el desarrollo debería ser distinto para poder ser compatible con las tradiciones locales (como el involucramiento de los ancianos y jefes étnicos y de comunidad) mientras se lleva a cabo el desarrollo de las tecnologías de saneamiento en áreas rurales.

El propósito general es apoyar a los Estados miembros en el desarrollo de una estrategia de desarrollo integrado que garantice la seguridad hídrica sustentable y el saneamiento en los asentamientos en áreas rurales. La propuesta consiste en cuatro actividades que se presentan a continuación.

Objetivos Específicos

  • Identificar un programa apropiado de concienciación relativa a la seguridad hídrica y a sistemas seguros de saneamiento que se adecuen a las poblaciones rurales analfabetas (donde la mayoría de la población la componen ancianos, mujeres y niños) e identificar los enfoques de la participación pública que tome en cuenta la construcción de las comunidades, las cuales están fuertemente influidas por sus creencias étnicas, culturales y religiosas.
  • Identificar tecnología apropiada para la agricultura y servicios de agua y saneamiento que puedan ser aceptados, desarrollados, operados y que reciban mantenimiento de parte de los pueblos rurales locales, que con frecuencia carecen de conocimiento y recursos.
  • Proponer un nuevo modelo de negocios para el desarrollo de infraestructura e inversión específica para las zonas rurales pobres, que garantice el desarrollo y la operación sustentable de desarrollo de infraestructura. (p.ej. modelo de subsidio centralizado contra un modelo de colaboración públicoprivada, o cualquier modificación de los anteriores), así como desarrollo de estrategias de infraestructura que concilien los conflictos que existen entre las demandas de agua en los sectores agrícola y residencial y el uso y reúso eficiente de los recursos (Enfoque de Servicios de Uso Múltiple, MUS, por sus siglas en inglés).
  • Realizar estudios hacia un nuevo marco institucional que pueda responder a las problemáticas del área rural mediante un enfoque integrado e identificar estructuras institucionales y de gobernanza que generen condiciones favorables (esto es, institución, descentralización y devolución, nivel de participación de ONGs y organización comunitaria, políticas y regulación, recuperación de costo y subsidios).