Promover la protección de la calidad de las aguas subterráneas

El objetivo de esta área focal es el de mejorar el conocimiento con respecto a la calidad y las políticas de protección de las aguas subterráneas. Muchos Estados miembros incluyeron en la lista de prioridades del PHI VIII los aspectos relacionados con la protección de la calidad de las aguas subterráneas potables.

La instauración y operación de redes nacionales de monitoreo de la calidad de las aguas subterráneas apoya de manera eficaz el manejo sustentable de la calidad de las aguas subterráneas, proporciona información valiosa para la evaluación del estado actual y los pronósticos en cuanto a la calidad de las aguas subterráneas y ayuda a esclarecer y analizar los alcances en tiempo y espacio de los procesos naturales y el impacto humano sobre los sistemas de aguas subterráneas. Los mapas hidroquímicos que describen los tipos de productos químicos que existen en las aguas subterráneas y su calidad son instrumentos útiles para propósitos de normatividad y manejo, y ayudan a que los responsables de planeación tomen decisiones informadas y ambientalmente compatibles con respecto a la protección de las aguas subterráneas y la conservación de su calidad. Se requiere de una investigación adicional para formular modelos de procesos hidrogeoquímicos y para el estudio de la evolución química e isotópica de las aguas subterráneas. Esta área focal aborda el manejo de la calidad de las aguas subterráneas con miras a mejorar las políticas de prevención de contaminación, mitigar el riesgo de contaminación y mejorar la efectividad de las técnicas in situ para remediar la contaminación.

Objetivos Específicos

  • Proponer principios básicos para un manejo sustentable de la calidad de las aguas subterráneas, así como políticas para su protección, poniendo especial atención a los países en vías de desarrollo y a la vinculación del saneamiento sustentable con la protección de las aguas subterráneas para garantizar la calidad de los recursos hídricos subterráneos y sus usos futuros.
  • Establecer los criterios básicos para evaluar la calidad y vulnerabilidad de las aguas subterráneas en regiones afectadas de manera repetida por extremos climáticos, hidrológicos y geológicos (GWES, por sus siglas en inglés).
  • Mejorar los modelos numéricos y estadísticos para la calidad de las aguas subterráneas y evaluación hidroquímica, así como modelos matemáticos de simulación para describir el transporte de contaminantes y los procesos de transformación que se llevan a cabo en el suelo y en el sistema de aguas subterráneas.
  • Fortalecer las redes de monitoreo de calidad de las aguas subterráneas nacionales y los sistemas de monitoreo en áreas específicas respecto a las fuentes de contaminación, tanto en zonas de protección de suministro de aguas subterráneas públicas como en ecosistemas dependientes de las aguas subterráneas.
  • Aumentar el apoyo para la investigación sobre el origen, comportamiento y procesos que ocurren en los ambientes de agua subterránea que han sido contaminados por sustancias peligrosas de origen natural (arsénico, fluoruro) o por químicos orgánicos específicos (p.ej. productos farmacéuticos) y proponer técnicas rentables para remediar la contaminación en los suelos y las aguas subterráneas.