¿Qué hace la UNESCO en situaciones de crisis?

La UNESCO ayuda a reforzar las capacidades de sus Estados Miembros con miras a promover las oportunidades de acceso a la educación de calidad para todos durante las situaciones de crisis. Los datos demuestran que el acceso a las oportunidades de aprendizaje durante situaciones de crisis contribuye a salvar y sostener vidas, sin embargo, la educación es el sector que recibe, sistemáticamente, menos financiación durante las operaciones de respuesta humanitaria.

El hecho de que la UNESCO esté presente en todo el mundo facilita la colaboración con los ministerios de educación con miras a implementar las medidas aprobadas. Durante las situaciones de crisis, las oficinas regionales de la Organización están preparadas para actuar con rapidez en estrecha colaboración con los gobiernos a fin de hacer frente a las dificultades del sector educativo, así como a encabezar las actividades de respuesta y de recuperación. 

La UNESCO es uno de los miembros fundadores de la red internacional para la educación en situaciones de emergencia y se compromete a  colaborar con la fundación Education Cannot Wait en materia de educación durante situaciones de crisis.

Políticas y planificación adaptadas a las situaciones de crisis

El aumento considerable de conflictos y desastres naturales, así como de desplazamientos de personas en diferentes lugares del mundo ejerce una enorme presión en los sistemas educativos. Mediante la inversión estratégica en el ámbito de los Ministerios de Educación en actividades de reforzamiento de capacidades, antes de las crisis y durante el periodo inicial, la UNESCO cubre la brecha existente entre la ayuda humanitaria y el proceso de desarrollo, y dota, de este modo, al sector educativo de una resiliencia sostenible. La UNESCO proporciona competencias técnicas, investigaciones y capacitación con miras a respaldar la elaboración de planes de estudio adaptados a las situaciones de crisis, estrategias y programas en el plano nacional. Durante las crisis regionales y en los contextos de refugiados, la Organización está en condiciones de apoyar los diálogos transfronterizos, definir las políticas adecuadas en materia de educación de los refugiados, cubrir las necesidades de los sistemas educativos nacionales y hacer frente a las repercusiones que puede acarrear esta situación. Dichas medidas, adoptadas en colaboración con los gobiernos nacionales y asociados humanitarios, garantizan que los niños y los jóvenes sigan teniendo acceso a una educación de calidad que les proporciona seguridad física y psicológica durante las situaciones de crisis.

Proteger a las escuelas de los ataques

En medio de los conflictos armados, la UNESCO se enfrasca también en proteger a las escuelas y universidades de los ataques armados. Una educación de calidad, en contextos seguros y neutrales, tiene un efecto protector inmediato, algo que proporciona conocimientos y aptitudes para la supervivencia y el apoyo psicosocial a las personas afectadas por las crisis, y las prepara de cara al futuro sostenible. La UNESCO incita a los Estados Miembros a adherir la Declaración sobre Escuelas Seguras y a tomar parte activa en las medidas para hacer frente a los problemas generados en las instituciones de enseñanza por la violencia y los conflictos. Dicha declaración, representa una herramienta para que los Estados apoyen y apliquen las Directrices para prevenir el uso militar de escuelas y universidades durante conflictos armados.

La UNESCO contribuye al diálogo de políticas con miras a definir estrategias a fin de prevenir y dar respuestas eficaces, así como a elaborar programas para llevar a la práctica los programas políticos, y reforzar los mecanismos de seguimiento e informes en lo relativo a los ataques. La UNESCO es miembro fundador de la Coalición Global para proteger la educación de los ataques.

Empoderar a los jóvenes durante las situaciones de crisis

En los contextos de crisis, es necesario respaldar las oportunidades de aprendizaje a fin de tender puentes entre la enseñanza básica y secundaria y el empleo. Si no se efectúan las inversiones adecuadas en el ámbito de las oportunidades para que los jóvenes adquieran las capacidades y los conocimientos necesarios, y contribuyan, de este modo, a la economía de los países afectados por situaciones de crisis, la juventud seguirá siendo vulnerable al desempleo, la pobreza y el extremismo, factores que ponen en peligro las acciones llevadas a cabo en aras de la recuperación. Algunos estudios revelan que, mientras muchos niños cuentan con el apoyo para recibir educación básica en contextos de crisis prolongadas, pocos son los que tienen la oportunidad de adquirir competencias para integrarse a la vida laboral. De hecho, se dispone de muy pocos recursos financieros para la educación posbásica. La UNESCO trabaja conjuntamente con los diferentes gobiernos a fin de facilitar el acceso a la educación secundaria, así como a la educación superior y a la formación técnica y profesional.

Contacto: