Educación sobre el Holocausto y el genocidio

La educación puede desempeñar un papel clave en la prevención del genocidio, proporcionando un marco para abordar las situaciones de violencia en el pasado, al mismo tiempo que se promueven los conocimientos, las capacidades, los valores y las actitudes que fomentan la prevención de la violencia con respecto a determinados grupos de personas en las sociedades actuales.

La Resolución 60/7 (2005) de la Asamblea General de las Naciones Unidas y la Resolución de la Conferencia General de la UNESCO 34 C/61 (2007) en Recordación del Holocausto hacen hincapié en el significado histórico del Holocausto y destacan la importancia de inculcar su enseñanza en el marco de la prevención del genocidio y otros crímenes atroces. Otras resoluciones de las Naciones Unidas, tales como la Resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas 2150 (2014) "El compromiso de combatir contra el genocidio" o la Resolución del Consejo de Derechos Humanos A/HRC/28/L.25 (2015) sobre la prevención del genocidio, destacan la importancia de la educación como medio para sensibilizar sobre las causas, la dinámica y las consecuencias de los crímenes atroces.

La enseñanza sobre cuestiones relativas eal Holocausto y la prevención del genocidio forman parte de los esfuerzos que lleva a cabo la Organización para promover la Educación para la Ciudadanía Mundial (ECM), que es una de las prioridades de la Agenda 2030 de Educación. En este contexto, la UNESCO respalda a los interlocutores del sector educativo en sus esfuerzos para ayudar a los alumnos a que adquieran una mirada crítica, a convertirse en ciudadanos mundiales responsables y activos capaces de valorar la dignidad humana y el respeto hacia todos, a rechazar el antisemitismo, el racismo y otras formas de prejuicio que pueden llevar a la violencia y al genocidio.