Docentes

Los docentes de calidad son esenciales para el desarrollo sostenible del mundo y su capacitación, contratación, retención, situación social y condiciones laborales figuran entre las principales prioridades de la UNESCO.

De hecho, los docentes son la fuerza más influyente y poderosa para lograr la equidad, el acceso y la calidad en la educación.

En el mundo en su conjunto hay escasez de docentes competentes. Según datos del Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU), para lograr la educación primaria universal de aquí a 2030, se espera que la demanda de docentes aumente hasta los 25,8 millones.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible le confía a la UNESCO la coordinación y orientación del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4: hacer realidad la educación de calidad en el Marco de Acción de Educación 2030, que contiene una meta relativa a lograr un aumento sustancial del número de docentes cualificados.
 

La UNESCO y el Equipo Especial Internacional de Docentes –una alianza mundial voluntaria que comprende a gobiernos nacionales, organizaciones intergubernamentales, ONG, agrupaciones del sector privado y organismos de las Naciones Unidas- colaboran para hacer frente al “déficit de docentes”. Ambas entidades promueven una amplia gama de aspectos destacados en la Declaración de Incheon, que pide que los docentes y educadores “…estén empoderados, sean debidamente contratados, reciban una buena formación, estén cualificados profesionalmente, motivados y apoyados dentro de sistemas que dispongan de recursos suficientes, que sean eficientes y que estén dirigidos de manera eficaz”.

La UNESCO también aborda estos retos mediante la aplicación de las Recomendaciones conjuntas de la OIT y la UNESCO relativas a la profesión docente.

La UNESCO se ha comprometido en apoyar los marcos jurídicos que protegen los derechos de los docentes. Un comité de expertos nombrados por la UNESCO y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se reúne cada tres años para supervisar la aplicación de la Recomendación conjunta de la UNESCO y la OIT relativa a la Condición del Personal Docente (1966) y la Recomendación conjunta de la UNESCO y la OIT relativa a la Condición del Personal Docente de la Enseñanza Superior (1997).

Todos los años, el 5 de octubre, la UNESCO celebra el Día Mundial de los Docentes, conjuntamente con sus asociados: la OIT, el PNUD, el UNICEF y la Internacional de la Educación.

Cada dos años, la UNESCO otorga el Premio UNESCO-Hamdan Bin Rashid Al-Maktum a una actuación y resultados ejemplares en el mejoramiento de la eficacia de los docentes a tres personas cuyos proyectos se orienten hacia la mejora de la labor pedagógica y la eficacia de los docentes en cualquier lugar del mundo. El galardón consiste en 300.000 dólares estadounidenses repartidos por igual entre los tres premiados.