Qué hace la UNESCO en materia de educación y atención de la primera infancia ?

La UNESCO respalda los esfuerzos en los planos nacional, regional e internacional destinados a desarrollar y a mejorar equitativamente la AEPI con miras a que cada niño beneficie de un mejor comienzo en la vida. Se trata de considerar que la AEPI es parte integrante y fundamental del sistema educativo: sin una AEPI de calidad, los niños comenzarán sus vidas y su educación sobre bases poco sólidas, algo que dificultará su aprendizaje y propiciará el abandono y la repetición del año escolar.

La UNESCO colabora con los Estados Miembros para que implementen la Agenda 2030 de Educación y alcancen la meta 4.2 de los ODS.  Las actividades emprendidas en materia de AEPI tienen como objetivo fundamental incidir en la promoción de políticas basadas en datos empíricos, la elaboración y el intercambio de conocimientos, la creación de alianzas, el reforzamiento de las capacidades y la asistencia técnica. Entre los objetivos figura también llevar a cabo acciones en materia del desarrollo profesional de los docentes, la educación en el ámbito de la parentalidad y la alfabetización de las familias, la medición y el seguimiento. Consultar Recursos sobre AEPI.

La UNESCO colabora con los gobiernos y otros interesados principales implicados en la educación y la atención de la primera infancia. Dado que este grupo de edad comprende las diferentes etapas de desarrollo, resulta evidentemente difícil que los países traten a todos los niños de este grupo al mismo tiempo y por igual, de modo que resulta necesario establecer jerarquías.

Es por ello que las actividades efectuadas por la UNESCO en el ámbito de la AEPI abarcan fundamentalmente el fomento de una educación pre-primaria holítica y de calidad para todos los niños de más de 3 años de edad mediante planes pedagógicos adaptados a esta etapa de desarrollo de los niños, al mismo tiempo que hace hincapié en los vínculos que existen con la educación primaria, así como con los servicios sanitarios y de nutrición de la primera infancia, y los servicios sociales.

A fin de que el sector educatico pueda responder a las necesidades de educación y atención de la mayor cantidad posible de niños, incluidos los que tienen menos de 3 años de edad, la UNESCO estimula a que las etapas, las asociaciones y la incorporación de un elemento relativo a la AEPI en los planes y estructuras del sector sean consideradas como estrategias fundamentales.

Los planes del sector educativo que toman en cuenta las etapas en función de las necesidades de los diferentes grupos de edad pueden reforzar el compromiso de los gobiernos de ofrecer una atención integral a la primera infancia. Además de definir las etapas, resulta fundamental establecer un tratamiento basado en las poblaciones beneficiarias que preste atención prioritaria a los niños desfavorecidos.

Las asociaciones que responden a acciones vinculadas con los sectores de la salud, la nutrición y los servicios sociales, así como con la sociedad civil y el sector privado permiten llegar a un mayor número de niños y mejorar tanto la calidad como la pertinencia.

Integrar un elemento de la AEPI en los planes sectoriales existentes contribuye a forjar una base sólida en materia de aprendizaje y de continuidad. Incorporar la AEPI a las estructuras del sector – por ejemplo, la aplicación de iniciativas de alfabetización de las familias mediante las estructuras de alfabetización de adultos o el suministro de una educación basada en la parentalidad en los centros educativos comunitarios – constituye un medio asequible de desarrollar la AEPI.