Afrontar el cambio climático

El cambio climático es el principal reto de nuestra época. Más de 30 programas de la UNESCO relacionados con las ciencias, la educación, la cultura y la comunicación contribuyen a mejorar los conocimientos, educar y comunicar sobre el cambio climático así como a comprender sus implicaciones éticas para las generaciones actuales y futuras.

La Iniciativa de la UNESCO sobre el Cambio Climático, presentada por la Directora General en Copenhague, federa el trabajo de la Organización y lo asocia al de otros órganos de las Naciones Unidas para tratar de ayudar a los Estados Miembros a adaptarse al cambio climático, a atenuar sus efectos y educar a las sociedades para el desarrollo sostenible, a evaluar los peligros de los desastres naturales provocados por el cambio climático, y a vigilar su impacto en los sitios de la UNESCO (como los sitios del Patrimonio Mundial y las reservas de biosfera). La iniciativa de la Organización utiliza estos sitios para fomentar economías con bajas emisiones de carbono, por ejemplo, mediante la utilización sostenible de fuentes de energía renovables.

Las complejidades inherentes a estas cuestiones requieren mayores avances en educación, sensibilización y formación para permitir que las sociedades de todo el mundo comprendan mejor el cambio climático, se adapten a él y atenúen sus consecuencias. Este progreso generará individuos informados, mano de obra competente y responsables políticos ilustrados.

Cada vez con más frecuencia se considera que el cambio climático es el factor que más impacto tiene sobre la biodiversidad a causa de sus efectos en el ser humano y sus medios de subsistencia. La pérdida y degradación de la biodiversidad –por ejemplo, los bosques  es un factor igualmente importante para el cambio climático. Sin embargo, los servicios del ecosistema que proporciona la biodiversidad facilitan la adaptación de las poblaciones al cambio climático y la atenuación de sus consecuencias, y sirven de base para los esfuerzos destinados a reducir sus efectos negativos.

Por último, no se debe subestimar la importancia del océano en relación con este fenómeno: regula el clima y absorbe aproximadamente un tercio de las emisiones de dióxido de carbono. El océano, las costas y los ecosistemas marinos están sufriendo importantes transformaciones a causa del aumento de la emisión de gases de efecto invernadero, la contaminación, la sobrepesca, el desarrollo urbanístico o la creciente presión demográfica.