Objetivos de Desarrollo Sostenible para las Ciencias Sociales y Humanas

sb_shs_02.jpg

© UNESCO

El Programa de Ciencias Sociales y Humanas de la UNESCO tiene por objeto conseguir que en la puesta en práctica de la Agenda para el Desarrollo después de 2015 se afiancen valores y principios universales como la solidaridad mundial, la inclusión, la lucha contra la discriminación, la igualdad entre los sexos y la rendición de cuentas.

Para tal efecto, es importante reforzar las iniciativas ya existentes y elaborar otras nuevas de carácter interdisciplinario, centradas en los resultados, que fomenten una mayor colaboración y participación en el plano internacional, teniendo debidamente en cuenta su evolución dinámica con vistas a:

  • sentar las bases de una colaboración mundial contra las discriminaciones de todo tipo;

  • configurar entre los jóvenes de ambos sexos actitudes y conductas que induzcan a fomentar la inclusión y luchar contra la discriminación y la intolerancia; y

  • elaborar instrumentos y fortalecer capacidades para evaluar y supervisar los avances hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La fase de puesta en práctica de las actividades encaminadas a la consecución de los ODS ofrece a la UNESCO una oportunidad para promover los trabajos de investigación y las actividades normativas, así como para difundir conocimientos sobre los derechos humanos que entran en el ámbito de competencia de la UNESCO.

Mediante su labor de investigación, prospectiva y gestión de las transformaciones sociales, la UNESCO fortalecerá el vínculo entre los conocimientos teóricos, las políticas y las prácticas, recurriendo a las competencias de las ciencias sociales para impulsar un pensamiento innovador capaz de transformar las sociedades a través de los diferentes aspectos de los ODS. La prospectiva introducirá la utilización del futuro para comprender la índole de los ODS y preparar una amplia gama de actividades humanas que respondan a los retos y las aspiraciones de la Agenda para el Desarrollo después de 2015.

En lo que respecta a la contribución de la ciencia y la tecnología al desarrollo sostenible, la UNESCO trabajará sobre el derecho a beneficiarse de los avances científicos y sus aplicaciones y sobre el principio de aprovechamiento compartido de los beneficios, a fin de reforzar las capacidades de los Estados Miembros para afrontar los problemas que se plantean al desarrollo sostenible: cambio climático, incremento de las desigualdades (en el acceso a la ciencia, la tecnología y la innovación, en particular), pautas de producción y consumo no sostenibles, etc. Asimismo, la Organización proseguirá su labor en los ámbitos de la bioética* y la ética de la ciencia y la tecnología.

En su condición de miembro del Grupo de trabajo sobre Derechos Humanos del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo (GNUD), la UNESCO desempeña también un papel activo en la reflexión, a nivel del conjunto del sistema de las Naciones Unidas, sobre el lugar que ocupan los derechos humanos en las actividades encaminadas al logro de los ODS.

Movilizar a los jóvenes es “la prioridad en materia de desarrollo humano para el próximo decenio”. Fuerza motriz del cambio en todo el mundo, los jóvenes de ambos sexos exigen que se respeten las libertades y derechos fundamentales, que se mejoren sus condiciones de vida y las de las comunidades a las que pertenecen, que se les ofrezcan más oportunidades de educación y trabajo, y que se les dé la posibilidad de participar en las decisiones que les atañen. Al mismo tiempo, y debido a la persistencia de diversas crisis, tienen que enfrentarse con serios problemas que afectan a aspectos importantes de sus vidas. Hoy más que nunca ha llegado el momento de incrementar la inversión en trabajos de investigación, políticas y programas encaminados a crear contextos propicios, basados en los derechos fundamentales, en los que los jóvenes puedan prosperar, recobrar la esperanza y el sentimiento de pertenencia a una comunidad, ejercitar sus derechos y contraer compromisos en calidad de protagonistas e innovadores de la vida social.

Es necesario reforzar la alfabetización cultural a una mayor escala, así como crear nuevas posibilidades y espacios para la cooperación y el diálogo mediante el desarrollo de competencias interculturales basadas en valores comunes, en el entendimiento y el respeto recíprocos, en la empatía, en la reconciliación y en la confianza.

Se debe promover una cultura de paz como factor clave del desarrollo sostenible, teniendo presente que los valores y prácticas de respeto mutuo y tolerancia, reforzados por el diálogo intercultural e interreligioso y por un compromiso con la no violencia y la reconciliación, son esenciales para hacer que la paz sea una realidad cotidiana que redunde en beneficio de todos los miembros de la sociedad.

 

* Todas las páginas web a las que se accede mediante los enlaces señalados con un asterisco están en inglés.