Hechos y cifras : Recursos humanos

del Informe de la UNESCO sobre la Ciencia : hacia 2030

En 2013 había aproximadamente en todo el mundo 7,8 millones de personas empleadas a tiempo completo en actividades de investigación, lo que representa un crecimiento del 21% desde 2007. Los investigadores suponen un 0,1% del total de la población mundial.

Desde 2007, el porcentaje de personal investigador procedente de países con economías de ingresos bajos y medios aumentó un 5%, llegando a alcanzar un 35,6% en 2013. China, por sí sola, representa más de la mitad de este porcentaje; lo cual supone el 19,1% de la fuerza laboral mundial empleada en actividades de investigación y equivale prácticamente al porcentaje que representa China en la población mundial: un 19,3%. En este sentido, China ha sobrepasado a Estados Unidos (16,7% en 2012) y cuenta con el mayor porcentaje de investigadores del mundo. Sin embargo, la densidad de investigadores (1.071 por millón de habitantes en 2013) coincide con la media mundial: 1.083.

En 2012 Israel tenía la mayor densidad de investigadores del mundo: 8.3337 investigadores por millón de habitantes, lo que supone más del doble de la densidad de EE.UU. (3.984 en 2012) y del Reino Unido (4.108 en 2013). Esta densidad era también muy elevada en 2013 en la República de Corea (6.553) y en Japón (5.195).

Los cinco grandes (China, Unión Europea, Japón, Federación Rusa y EE.UU.) todavía representan el 72% de la población investigadora del mundo, pero la parte de China ha progresado considerablemente desde 2009 en detrimento de Japón, la Federación Rusa y EE.UU. La parte de la Unión Europea (7,1% de la población total) se ha mantenido en un 22,2% en 2011, siendo del 22,5% en 2009. Europa en su conjunto, región que alberga al 11,4% de la población mundial, acoge al 31% del total de investigadores del mundo.

Entre 2007 y 2013, la proporción de investigadores progresó más rápidamente en las economías de ingresos medianos altos (31,4% de la población mundial en 2013), pasando del 22,5% al 28%, en gran medida en detrimento de las economías de ingresos altos (18,3% de la población mundial), cuyo porcentaje descendió del 69,5% al 64,4%.

La proporción de investigadores en las economías de ingresos medios bajos –en las que se concentra el 35,7% de la población del planeta– disminuyó en el período 2007-2013, pasando del 6,9% al 6,4%. Por otra parte cabe señalar que en los países de ingresos bajos –en los que vive el 11,9% de la población mundial– el número de investigadores aumentó en un 39% en ese mismo período, llegando a representar en 2013 el 1,3% del total mundial del personal dedicado a la investigación.

En América Latina y Asia Meridional –regiones que concentran el 8% y el 23,3% de la población mundial respectivamente– el porcentaje de investigadores respecto del total mundial es grosso modo comparable: 3,6% en la primera y 3,1% en la segunda.
África en su conjunto contaba en 2013 con el 2,4% del total mundial de investigadores. Ese porcentaje solo asciende al 1,1% en los países del África Subsahariana y al 1,9% para el conjunto de los Estados Árabes del continente africano y asiático.

Bolivia es el país del mundo que, según los cálculos per cápita, cuenta con el mayor porcentaje de mujeres investigadoras: un 63%. En 2013 había 23 países más donde el porcentaje de investigadoras era superior al 45%. El desglose por región es el siguiente: Europa meridional (49%), América Latina y el Caribe (44%), Asia central (44%), Europa del Este (40%), Estados Árabes (37%), África sub-sahariana (30%), Asia occidental (27%), Asia meridional (23%) y sur de Asia (17%).

<< UNESCO sobre la Ciencia

<< Hechos y cifras