50 años alertando contra los tsunamis en el Pacífico

70th_anniv_tsunami.jpg

لوحات تشير إلى نظام الإنذار المبكر للتسونامي مع الإرشادات اللازمة
© Daniel Bisson

Hace justo 50 años, en abril de 1965, se creó el Sistema de Alerta contra los Tsunamis en el Pacífico bajo los auspicios de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental (COI) de la UNESCO. Para conmemorar este aniversario y celebrar los numerosos logros del sistema, los días 20 y 21 de abril se organizó un simposio internacional en Honolulú, Hawai (Estados Unidos).

22 de mayo de 1960, 19.11 horas. Un terremoto de magnitud 9,5 en la escala de Richter –el mayor jamás registrado– sacudió el sur de Chile generando un tsunami que barrió más de 4.000 kilómetros de litoral sudamericano. Olas de hasta 25 metros de altura azotaron la costa chilena entre Concepción y las Islas Chiloé, las más cercanas al epicentro.

Quince horas más tarde, el tsunami, que para entonces había recorrido 10.000 kilómetros, golpeó Hawái y posteriormente el Japón y Filipinas. En total, la catástrofe causó más de 2.000 víctimas y provocó daños estimados en unos 24 millones de dólares (casi 200 millones de dólares actuales).

© ITIC - One of the early posters prepared by the International Tsunami Information Centre (ITIC).

La magnitud del desastre puso de manifiesto la necesidad de contar con un sistema de alerta en el Pacífico, donde se produce el 75% de los tsunamis más destructivos del mundo. En 1965 se creó el Grupo Internacional de Coordinación del Sistema de Alerta contra los Tsunamis en el Pacífico*, bajo el liderazgo de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental (COI) de la UNESCO.

En aquel momento se creó también el Centro de Alerta contra los Tsunamis en el Pacífico, que constituye el centro neurálgico y operativo del sistema. Con sede en Hawái, está dirigido por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de los Estados Unidos de América y coopera con el Centro de Asesoramiento sobre los Tsunamis del Pacífico Noroccidental, con sede en el Japón. Su misión consiste en evaluar el riesgo sísmico y alertar a los países que se puedan ver afectados por un posible tsunami posterior.

La conferencia internacional de Honolulú, organizada conjuntamente por la NOAA, la COI y la Unión Internacional de Geodesia y Geofísica (IUGG), repasará la historia de este programa científico ejemplar.
Cincuenta años después de su creación, el Grupo Intergubernamental de Coordinación cuenta con 46 Estados miembros** y el sistema ha evolucionado: además de ser un mecanismo de emisión de alertas, realiza también labores de prevención de pérdidas, preparación de las poblaciones para responder a la amenaza de un tsunami y transferencia de tecnología.

© DIPECHO-ACSUR - Tsunami Education and awareness activities, Nicaragua.

El Sistema de Alerta contra los Tsunamis en el Pacífico tiene acceso directo a más de 150 estaciones sísmicas de todo el mundo, que informan de cualquier terremoto de magnitud igual o superior a 5,5. El sistema también recibe información de mareógrafos y medidores de tsunamis instalados a lo largo del Pacífico, que verifican si se ha generado un tsunami y estiman su magnitud. Estos medidores permiten evaluar con mayor precisión el riesgo de tsunami, por lo que las alertas pueden emitirse en el transcurso de los 5 a 10 minutos posteriores a un terremoto.

El del Pacífico ha sido utilizado como modelo para otros tres sistemas, creados tras el devastador tsunami registrado en diciembre de 2004, a fin de proteger a las regiones más expuestas: el océano Índico, el Caribe, el Atlántico Nororiental y el Mediterráneo.
Aunque el éxito es incontestable, el sistema adolece aún de algunas deficiencias. “Llegar hasta el final” sigue siendo un gran desafío, ya que aunque el sistema puede alertar rápidamente a las autoridades nacionales, el mensaje también debe transmitirse a las poblaciones costeras más vulnerables para que sean capaces de reaccionar a los pocos minutos de producirse un terremoto.

La financiación es también un tema importante: el mantenimiento del dispositivo tiene un coste (estimado entre 50 y 80 millones de dólares al año) que, por otra parte, es también el precio que hay que pagar para salvar vidas y limitar los daños causados por los tsunamis.
____________________

* Rebautizado en 2005 con el nombre de Grupo Intergubernamental de Coordinación del Sistema de Alerta contra los Tsunamis y Atenuación de sus Efectos en el Pacífico.

** Australia, Brunei Darussalam, Camboya, Canadá, Chile, China, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos de América, Federación de Rusia, Fiji, Filipinas, Francia, Guatemala, Honduras, Indonesia, Islas Cook, Islas Marshall, Islas Salomón, Japón, Kiribati, Malasia, México, Micronesia (Estados Federados de), Nicaragua, Nueva Zelandia, Palau, Panamá, Papua Nueva Guinea, Perú, Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Samoa, Singapur, Tailandia, Timor-Leste, Tokelau, Tonga, Tuvalu, Vanuatu, Viet Nam.