WomEng está descifrando las claves en Sudáfrica para lograr el acceso de las niñas a los estudios de ingeniería

03 octubre 2017

Los paradigmas femeninos limitados, las ideas erróneas acerca de los estudios y las carreras de ingeniería, así como los enfoques de género sesgados y los estereotipos son algunos de los factores que mantienen a las niñas y a las mujeres excluidas de los estudios y de las carreras de ingeniería. ¿Por qué esta situación debe preocuparnos?

“Sólo el 11% de los ingenieros en todo el mundo son mujeres”, comenta Naadiya Moosajee, cofundadora de WomEng, una empresa social sudafricana presente en 13 países. “Los ingenieros diseñan el mundo y la sociedad en que vivimos, y si no tenemos mujeres en las mesas de trabajo estamos excluyendo al 50% de la población”.

El reciente informe de la UNESCO Descifrar las claves: la educación de las niñas y las mujeres en STEM considera que las posibilidades de educación de las niñas y mujeres en ingeniería son considerablemente limitadas. Según el Instituto de Estadística de la UNESCO, sólo el 8% de los estudiantes de ingeniería, manufactura y construcción en todo el mundo son mujeres.

Desde la perspectiva de los derechos humanos, la ciencia y el desarrollo, garantizar que las niñas y las mujeres tengan igualdad de acceso a las carreras vinculadas con las STEM constituye una exigencia. “No se trata sólo de los ODS o del desarrollo social, sino de algo imperioso desde el punto de vista económico para que más mujeres puedan incorporarse al ámbito de la ingeniería y la tecnología”, explicó Naadiya. La igualdad de género en materia de las STEM garantizará que los niños y las niñas, los hombres y las mujeres puedan contribuir y sacar igual provecho de las ventajas y los recursos vinculados con las STEM.

La próxima generación de mujeres ingenieras

Desde 2006, WomEng trabaja con miras a fomentar la próxima generación de mujeres ingenieras y líderes. “Soy ingeniera y también Hema, cofundadora de la empresa. Para nosotras se trata de algo intrínsecamente personal. Dimos inicio a la organización porque en nuestra clase nadie se nos parecía”, afirmó Naadiya. “Y decidimos hacer algo para cambiar este estado de cosas”.

Durante los últimos 12 años, WomEng se ha enfrascado en “encender la llama de la ingeniería” entre estudiantes mujeres de secundaria mediante el programa GirlEng que vincula a las niñas y los mentores, los modelos a seguir y la experiencia en la práctica de los proyectos y las carreras de ingeniería. Diez años después, “hemos logrado implicar a más de 10,000 niñas en el programa, y cambiar las mentalidades en lo relativo a la ingeniería y la tecnología”, explica Naadiya. “En Sudáfrica, hemos constatado cambios en el número de estudiantes que se postulan para estudiar ingeniería. La presencia de mujeres en nuestras clases ha pasado de un 10% a entre 30 y 40%, en dependencia de la especialidad de ingeniería. Ello se debe, en gran medida, a nuestro programa GirlEng”.

El sello distintivo de GirlEng es un casco rosado. En los talleres de GirlEng, las participantes transforman dicho casco en dependencia de lo que esperan aportar al sector de la ingeniería y al mundo. “Todo el valor simbólico en lo relativo a este casco rosado radica en su universalidad, ya que cualquiera puede ser un ingeniero potencial. Este símbolo viaja por todo mundo… y también ofrecemos cascos a las niñas con miras a que desarrollen esta capacidad personal a fin de demostrar que cada persona es diferente y que la ingeniería necesita justamente de personas diferentes para elaborar soluciones novedosas con el propósito de alcanzar los ODS”, afirma Naadiya.

La UNESCO colabora con WomEng en la campaña “One Million Girls in STEM presentada conjuntamente en la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas, en marzo de este año. La campaña tiene como objetivo llegar a un millón de niñas mediante iniciativas de educación y sensibilización en materia de las STEM en, al menos, 10 países diferentes durante los próximos diez años. WomEng fue galardonada recientemente con la Mención Especial UNESCO/China para promover la educación de las niñas y la prioridad en África, en la cumbre del grupo BRICS, en China.

Cuando se le preguntó qué le diría a una niña de seis años de edad que piensa en un futuro relacionado con la ingeniería, Naadiya concluyó: “Le diría de seguir por ese camino y de llevar a cabo su objetivo, porque el futuro consiste en esto y necesitamos más ingenieros para crear un mundo mejor… Le diría que vaya al encuentro de su propio avenir, porque ni siquiera el cielo puede definir límites, ya que un ingeniero crea incluso cohetes”.