Unir fuerzas para acabar con las desigualdades entre los sexos en la educación

Con motivo de la celebración de la Semana del Aprendizaje Móvil, la Directora General de la UNESCO, Sra. Irina Bokova, y la Directora Ejecutiva de ONU-Mujeres, Sra. Phumzile Mlambo-Ngcuka, presentaron hoy, 24 de febrero de 2015, a los Estados Miembros de la UNESCO un nuevo programa titulado “Empoderar a las adolescentes y las jóvenes mediante la educación”.

El programa, una iniciativa conjunta de la UNESCO, ONU-Mujeres, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Banco Mundial, se presentará oficialmente en una reunión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer que tendrá lugar en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York el 10 de marzo. El programa constituye un esfuerzo coordinado y de colaboración para acabar con las desigualdades que sigue habiendo entre los sexos en materia de educación, y se centrará en los dos grupos que están en situación de mayor riesgo de sufrir discriminación y exclusión: las adolescentes (de 10 a 19 años) y las jóvenes (de 20 a 24 años).

Tras dar una cálida bienvenida a la Sra. Mlambo-Ngcuka en su primera visita a la UNESCO, la Directora General dijo en una reunión de Estados Miembros que el Nuevo programa se basaba en la convicción común de que “la igualdad de género es la fuerza más poderosa de que disponemos para construir sociedades más inclusivas, más justas y más sostenibles” y que la educación es “un elemento transformador para el empoderamiento de las niñas y las mujeres”.

El programa, que se introducirá gradualmente en 20 naciones en que las desigualdades entre los sexos en la educación son más agudas, se concentrará en cuatro ámbitos: mejora de la calidad y la pertinencia de la educación; sensibilización a todos los niveles para crear un entorno favorable a la igualdad de género; fortalecimiento de los vínculos entre los sectores de la salud y la educación; y mejora de la base de datos estadísticos sobre género y educación.

“Al aunar nuestras fuerzas podremos actuar en varios niveles y acompañar a esos países en el proceso de hacer de la educación un mecanismo en favor de la igualdad entre hombres y mujeres, lo cual servirá a su vez como motor del desarrollo”, dijo Irina Bokova. “Aspiramos a cambiar la situación de una manera diferente, mediante un enfoque intersectorial, y mancomunar nuestras competencias y esfuerzos”.

Señalando que ni un solo país del mundo ha logrado la paridad entre los sexos y la igualdad de género, la Sra. Mlambo-Ngcuka subrayó que la educación era la estrategia más eficaz para empoderar a las mujeres e intentar acabar con las grandes desigualdades existentes en cuanto a la participación política y económica. “Al establecer un vínculo entre la salud, la educación y otros sectores pertinentes y forjar un entorno propicio, queremos crear nuevas o segundas oportunidades para las mujeres jóvenes que han abandonado la escuela o que corren el riesgo de abandonarla. Deseamos prestar apoyo en la transición de la educación al empleo significativo y satisfactorio. Juntos aplicaremos a este programa nuestros conocimientos especializados y nuestra experiencia a fin de crear un modelo de empoderamiento para las jóvenes que pueda ampliarse y aplicarse en diferentes contextos nacionales”.

La Directora General y la Directora Ejecutiva destacaron el modo estratégico en que el programa puede contribuir a la agenda para el desarrollo después de 2015.

El nuevo programa se encuadra en el marco de la Alianza mundial para la educación de las niñas y mujeres que la UNESCO puso en marcha en 2011.

Antes de la reunión con los Estados Miembros, la Sra. Mlambo-Ngcuka pronunció unas palabras durante la inauguración oficial de la Semana del Aprendizaje Móvil 2015, que en esta ocasión trata sobre el tema “Aprovechar la tecnología para empoderar a las mujeres y las niñas”.