La UNESCO pide que más Estados se adhieran a la Declaración sobre Escuelas Seguras

safe-school-drupal.jpg

© USAID/Laura Lartigue
25 mayo 2016

El Enviado Especial de la UNESCO para la Paz y la Reconciliación, Forest Whitaker, y la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, renovaron hoy el llamamiento a los Estados para que redoblen sus esfuerzos con miras a garantizar el compromiso político de proteger a las escuelas y las universidades.

Ambos formularon un llamamiento a los Estados para que suscriban la Declaración sobre Escuelas Seguras, durante un evento paralelo, auspiciado por el gobierno de Noruega en la Cumbre Mundial Humanitaria y coauspiciado por la UNESCO y otras organizaciones asociadas. Presentada hace dos años por la Coalición Mundial para proteger de los ataques a los sistemas educativos, la declaración tiene 53 firmantes. No obstante, prosiguen las agresiones contra escuelas, alumnos y docentes, lo que hace peligrar la posibilidad de lograr “la educación de calidad para todos”, tal como la define el Marco de Acción Educación 2030.

“Para hacer realidad la promesa de la educación, ésta y la construcción de la paz deben estar estrechamente vinculadas con el desarrollo a largo plazo y deben forjarse desde el inicio. La educación no puede esperar a que un conflicto concluya, hasta que se hayan reconstruido los puentes y los recursos estén disponibles – debemos de actuar de inmediato”, afirmó la Sra. Bokova en su discurso de hoy.

Un problema que va en aumento

Entre 2009 y 2013, se produjeron ataques contra los niños, estudiantes, docentes, profesores e institutos de enseñanza en más de 70 países, según el informe La educación bajo ataque, publicado por la Coalición Mundial para proteger de los ataques a los sistemas educativos (los últimos datos disponibles son de 2014).

Entre esos ataques hubo atentados con explosivos, bombardeos e incendios de escuelas y universidades. Las instalaciones docentes son también usadas con fines militares tanto por los ejércitos y las fuerzas de seguridad gubernamentales como por grupos armados, lo que pone en peligro a esos centros y amenaza el acceso a la enseñanza.

En el informe también se señala que cientos de estudiantes, docentes y profesores universitarios murieron como consecuencia de esos ataques contra los centros educativos y muchos más resultaron heridos. A cientos de miles de alumnos se les denegó el derecho a la educación y muchos niños, jóvenes, docentes y miembros del personal escolar viven con el temor de ser agredidos.

Los ataques selectivos contra centros escolares y los casos de uso de escuelas y universidades con fines militares, ocurren actualmente con más frecuencia y amplitud que los registrados en los informes previos de 2007 y 2009 de la UNESCO.

En contraste con esta tendencia, los sistemas educativos pueden contribuir a proteger a niños y jóvenes de la muerte, las heridas y la explotación; pueden aliviar las consecuencias psicológicas del conflicto armado, al ofrecer rutina y estabilidad, y pueden proporcionar vínculos con otros servicios esenciales. La educación que se imparte con “conciencia de los conflictos” evita contribuir a la proliferación de los ataques y trata de contribuir a la paz.

La Declaración sobre Escuelas Seguras cobra impulso

La Declaración sobre Escuelas Seguras está auspiciada por Noruega y Argentina. La UNESCO ha estado a la vanguardia en la labor de promoción de esta iniciativa mediante la publicación de las dos primeras ediciones del informe La educación bajo ataque, en 2007 y 2010.    

Desde 2011, el vector que moviliza a la opinión internacional en este tema ha sido la Coalición Mundial para proteger de los ataques a los sistemas educativos, en cuyo Comité de Dirección la UNESCO está representada, y que ahora publica los informes La educación bajo ataque y elabora directrices para mitigar sus repercusiones negativas sobre la educación.  

Tal como Forest Whitaker e Irina Bokova escribieron recientemente en la revista Time, “la educación está a la vanguardia del conflicto. También debería estar en la vanguardia de la construcción de la paz”.

Enlaces