UNESCO e Iraq inician un proyecto de conservación del sitio del Patrimonio Mundial de Samarra

La UNESCO e Iraq firmaron hoy un acuerdo para la conservación y gestión del sitio del Patrimonio Mundial de la Ciudad Arqueológica de Samarra que comenzará con la restauración de la Gran Mezquita y el minarete de Al-Malwiyah. Samarra está inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial en peligro desde 2007.

Ahmed Abdulá Abed Abed, ministro iraquí de Estado de gobernación y asuntos parlamentarios, Ammar Himmeit Abdulhasan, vicegobernador de Salah-Al-Din e Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, firmaron el acuerdo.

En el acto de firma todos los participantes subrayaron que el convenio expresa un firme compromiso de salvaguardar el patrimonio cultural de Iraq, expuesto a amenazas sin precedentes.

“Cuando los extremistas buscan destruir la cultura y perseguir a individuos debido a sus creencias culturales o religiosas, debemos responder con más cultura, con más conocimiento, con mayores medidas de protección. Y eso es precisamente lo que estamos haciendo hoy aquí”, dijo la Directora General de la UNESCO.

El ministro Ahmed Abdulá Abed Abed se refirió al sitio de Samarra como “uno de los lugares más emblemáticos de la civilización islámica” y dijo que su preservación es parte integrante de la guerra contra el terrorismo que se desarrolla en Iraq. “El terrorismo que experimentamos plantea una grave amenaza a nuestro país y a todos sus sitios culturales. El terrorismo ya no se limita a un país, puede atacar a cualquier persona en cualquier lugar”, advirtió.

La primera fase del proyecto durará 18 meses y se centrará en las siguientes actividades:

  • Evaluación del estado de conservación del sitio del patrimonio mundial y monitoreo de sus condiciones durante la realización del proyecto
  • Fortalecimiento de capacidades técnicas y de gestión mediante el intercambio de conocimientos y experiencias y la formación de arqueólogos, especialistas en conservación, arquitectos, ingenieros, gestores del sitio y otros profesionales.
  • Asistencia a las autoridades iraquíes en la revisión del proyecto en curso para crear una infraestructura para visitantes y un museo en el sitio.
  • Diseño de un plan de gestión integral para el sitio del patrimonio mundial “Ciudad arqueológica de Samarra” acorde con los estándares internacionales.
  • Diseño de un plan de conservación para la Gran Mezquita y el minarete de Al-Melwiyah como partes integrantes del sitio del patrimonio mundial acorde con los estándares internacionales.
  • Sensibilización de la comunidad local a la importancia de salvaguardar los recursos arqueológicos e históricos como medio de preservar la identidad cultural mediante la publicación de material apropiado, como por ejemplo libros ilustrados.

El gobierno de Salah-Al-Din financiará los 853.000 dólares de costo del proyecto.

Mahmood Al-Mulla Khalaf, embajador y delegado permanente de Iraq en la UNESCO presente también en la ceremonia, mencionó la esperanza de su país de aumentar la cooperación de la UNESCO a otros lugares y otras áreas de actividad, en particular la educación. El embajador de Iraq en Francia, Fareed Mustafa Kamil Yasseen, participó igualmente en el acto.

Situada a 130 km al norte de Bagdad, a orillas del Tigris, Samarra contiene los vestigios de una ciudad islámica emblemática que fue la capital de las provincias del Imperio Abasida, que dominó durante la mayor parte del siglo IX el vasto territorio comprendido entre los confines de Túnez y el Asia Central. Extendida a lo largo de un eje norte-sur, con una longitud de 41,5 km y una anchura que oscila entre 4 y 8 km, la ciudad posee vestigios que atestiguan las importantes innovaciones arquitectónicas y artísticas realizadas en ella, que luego se extenderían por otras regiones del mundo islámico y más allá. Uno de sus monumentos más destacados es la Gran Mezquita del siglo IX, que posee un minarete en espiral. Queda todavía por excavar el 80% del sitio arqueológico.

Etiquetas