Replantear la educación de jóvenes y adultos en América Latina y el Caribe

Habida cuenta de que la educación se está convirtiendo en un objetivo cada vez más prioritario en un mundo cada vez más complejo, la UNESCO ha iniciado una serie de consultas regionales para examinar estrategias, programas y prácticas capaces de garantizar que el aprendizaje a lo largo de toda la vida está al alcance de todos.

El primero de los cinco diálogos se llevó a cabo en Brasilia, el 25 de abril de 2016, en el marco de CONFINTEA +6 (acrónimo en lengua portuguesa de la Conferencia Internacional de Educación de Adultos), con la participación de expertos, docentes y responsables de la adopción de decisiones que laboran en el ámbito de la educación de adultos y el aprendizaje a lo largo de toda la vida en América Latina y el Caribe, que sostuvieron un debate sumamente provechoso. A la reunión asistieron también varios colegas de la UNESCO destacados en la Oficina Nacional en Brasil, la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe, y el Instituto para el Aprendizaje a lo Largo de toda la Vida.  

En la reunión, el Sr. Carlos Vargas, oficial principal de proyecto de la División de la UNESCO de apoyo y coordinación a la Agenda Educación 2030, señaló que “replantear la educación de jóvenes y adultos en América Latina y el Caribe significa reconocer y aprovechar la rica tradición de educación popular de la región, que propicia la concepción de vías alternativas para la enseñanza y el bienestar”.  

La reunión regional se inició con la presentación de las metas educativas de la nueva Agenda para el Desarrollo Sostenible y la emblemática Replantear la educación: ¿Hacia un bien común mundial? que vio la luz en 2015, en la cual la UNESCO define los asuntos que probablemente afectarán a los objetivos y la organización del aprendizaje en un mundo de creciente complejidad, incertidumbre y contradicciones. Según el informe, en 2011 había cerca de 755 millones de adultos con niveles de alfabetización insuficientes.  Este problema podría agravarse en los decenios que vienen, en la medida en que unos 30 millones de niños se ven hoy privados del derecho a recibir una enseñanza básica a causa de las crisis y los conflictos, lo que crea una generación de futuros adultos poco instruidos, de los que se hace caso omiso con demasiada frecuencia en los planes de desarrollo. Además, las proyecciones apuntan a que la proporción de ancianos en la población total se duplicará de aquí a 2050.

Aprendizaje durante toda la vida, para todos

Con esta publicación como telón de fondo, la UNESCO se ha asociado al Consejo Internacional de Educación de Adultos (ICAE) para celebrar consultas regionales coordinadas por la sociedad civil en torno a los retos que plantea la educación de jóvenes y adultos. El objetivo de estas consultas es facilitar a la UNESCO la comprensión de los desafíos implícitos en la educación de adultos en la región y compilar las prácticas que marcan la diferencia en lo tocante a garantizar la educación de calidad integradora y equitativa y las oportunidades de aprendizaje para todos a lo largo de toda la vida.

Esta serie de consultas se basa además en las estrategias formuladas en el Marco de Acción de Educación 2030 y, en particular, en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 del que la UNESCO es coordinadora- que se propone garantizar “una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”. Las metas 4.4 y 4.6 respectivamente, tratan de aumentar considerablemente, de aquí a 2030, el número de jóvenes y adultos dotados de competencias pertinentes y de asegurar que todos los jóvenes y una fracción sustancial de adultos, tanto hombres como mujeres, dominen la lectura, la escritura y las nociones de aritmética en ese mismo plazo.  

Otros diálogos como éste se realizarán en la región de los Estados Árabes, África, Asia y el Pacífico y Europa, a lo largo de 2016.