Refugiados y migrantes: activos para el desarrollo social, cultural y económico

Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, Mariana V. Vardinoyannis, Embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO y Benedetto Zacchiroli, Presidente de la Coalición Europea de Ciudades contra el Racismo (ECCAR), lanzaron la iniciativa “Ciudades acogedoras para los refugiados: promoviendo la inclusión y protegiendo los derechos” con una mesa redonda que tuvo lugar en la sede de la UNESCO en París el 9 de Mayo de 2016.

La UNESCO, la Fundación Marianna V. Vardinoyannis y ECCAR, trabajan de la mano para lograr un cambio en el enfoque, que se aleje de las percepciones negativas sobre refugiados y los migrantes, y se centre en las ventajas y los activos generadas por la movilidad humana. Esto está relacionado, entre otras cosas, con las tendencias demográficas actuales en varios países europeos y la necesidad de acoger una fuerza de trabajo adicional para respaldar el desarrollo y el crecimiento.

Para Marianna V. Vardinoyannis “hacer frente a la presente crisis migratoria y de refugiados es ante todo un tema de dignidad humana”. Para su Fundación, esta alianza es una extensión de su programa “We Care” que provee, en cooperación con municipalidades Griegas, servicios médicos básicos, vacunas y apoyo psicológico a los hijos de refugiados.

La situación actual de los refugiados en Europa “…toca directamente la base fundamental de nuestra humanidad, nuestra capacidad para expresar empatía, para mostrar solidaridad”, afirmó Irina Bokova en su discurso de apertura.

Una investigación llevada a cabo por Patrick Taran, presidente de los “La Asociación de Política Migratoria Mundial” (GMPA por sus siglas en ingles), realizada en el marco de esta alianza,  subraya que la situación actual de los refugiados en Europa es fundamentalmente una crisis de percepción y valores. Datos provenientes de ciudades miembro de la ECCAR (Graz, Malmö, Uppsala, Erlangen, Karlsruhe, Metz, Rotterdam, Barcelona, Ghent, Bologna, Esch-sur-Alzette), respaldan esta afirmación.

La mesa redonda abordó el papel de la cultura en la promoción de la inclusión y en el cambio de los estereotipos negativos sobre los refugiados. Un pre-requisito para que ocurra dicho cambio es, no solamente el reconocimiento de la diversidad de identidades culturales, sino también el reconocimiento de su naturaleza fluida y en constante evolución. Los espacios públicos como los museos, las librerías y las exhibiciones, son el lugar ideal para estimular el intercambio cultural y resaltar la convergencia entre los recién llegados y los habitantes de las comunidades receptoras. Si bien es cierto que la interacción entre las personas puede causar fricción, a su vez puede promover el entendimiento y el acercamiento. Los medios juegan un papel fundamental al respecto. El lenguaje utilizado por los medios debería contribuir a la inclusión y a la erradicación de estereotipos, y traer al centro del debate el lado humano en el contexto de las dificultades que atraviesan los migrantes y los refugiados.

Los panelistas que formaron parte de la mesa redonda fueron Sussane Asche, Directora del Departamento de Asuntos Culturales de la ciudad de Karlsruhe (Alemania), Parvati Nair, Directora del Instituto sobre Globalización, Cultura y Movilidad (UNU), y Ralf Gruenert, representante de ACNUR en Francia.

Al cierre del evento, Benedetto Zacchiroli insistió en el rol que juegan las ciudades para ayudar a aquellos que escapan de la guerra “… para continuar soñando, para construir sus sueños dentro de una comunidad…” mientras que Marianna Vardinoyannis hizo un llamado a “Una respuesta sin fronteras cerradas. Tenemos que abrir nuestras mentes y nuestros corazones”.

Expertos y representantes de diversas ciudades se reunirán en Atenas (Grecia), en Noviembre de 2016 para trabajar en el desarrollo de políticas y recomendaciones que contribuyan a la elaboración de instrumentos de referencia para las autoridades municipales y los actores de las ciudades a nivel local.