Quince megaciudades comparten sus experiencias para satisfacer sus necesidades de servicios de agua y saneamiento y hacer frente a las amenazas del cambio climático

19 octubre 2016

Para el año 2030, más de mil millones de personas vivirán en aproximadamente 100 ciudades grandes y el 60% de la población mundial vivirá en zonas urbanas. La gestión sostenible del agua es particularmente difícil en estos grandes centros urbanos, o megaciudades, que están expuestos a riesgos extremos relacionados con los impactos negativos del cambio climático sobre la infraestructura y los servicios de agua y saneamiento. Una nueva publicación, lanzada durante la conferencia Hábitat III en Quito, Ecuador, esboza el retrato de 15 megaciudades emblemáticas, sus circunstancias que las hacen únicas y la manera en que están enfrentando los retos compartidos de la gobernabilidad del agua. La publicación "Agua, Megaciudades y Cambio Climático", editado conjuntamente por la UNESCO y ARCEAU-IdF, es al mismo tiempo el resultado de presentaciones científicas concretas, y un llamado a la movilización general para diseñar políticas urbanas sostenibles que el mundo necesita.

En 1970, las Naciones Unidas identificaron tres megaciudades. Este número aumentó a 10 en 1990 y a 28 en 2014. Según las proyecciones, habrá 41 megaciudades en 2030, muchas de ellas ubicadas en los países menos desarrollados. A lo largo de la historia, estas ciudades con frecuencia han carecido tanto del tiempo como de los medios para desarrollar servicios urbanos, incluyendo el acceso al agua, el saneamiento y el drenaje de las aguas pluviales. Esta situación crea profundas vulnerabilidades y complejos desafíos. Es por lo tanto esencial que las megaciudades compartan sus experiencias para desarrollar servicios que satisfagan las necesidades de sus habitantes.

Este libro es un hito en el proceso de creación de una alianza de megaciudades en favor del agua frente al cambio climático, con la que la UNESCO está muy comprometida a través de su Programa Hidrológico Internacional (PHI)” explicó Irina Bokova, Directora General de la UNESCO. “Las megaciudades simbolizan el principio de la "limitación creativa", en la que situaciones infinitamente complejas estimulan la movilización de un número importante de competencias, expertos e iniciativas para hacerles frente. En esta nueva era de límites en la que hemos entrado - límites de nuestros recursos, límites de nuestro planeta - la inventiva humana y el respeto a la dignidad de cada uno, representan nuestros recursos renovables por excelencia. Tenemos que liberar este potencial”.

Las megaciudades deben hacer frente a retos comunes, sin embargo, sus características históricas son muy diferentes. Las ciudades más antiguas, como París, Londres, Nueva York y Estambul, fueron las primeras megaciudades. Cuentan con una larga y lenta historia de inmigración y colonización; también han heredado un sistema que tienen más de 100 años de antigüedad, el cual ha sido ampliado paulatinamente. En Estambul, por ejemplo, la línea de conducción del Grand Melen de 190 km; es la versión contemporánea de la vía fluvial de 240 km que transportaba el agua en la época romana.


Presentación de la publicación Agua, Megaciudades y Cambio Climático en Habitat III

Las nuevas megaciudades, como Buenos Aires o Beijing, han experimentado una reciente y rápida expansión, puede verse en la infraestructura de los centros históricos que difieren del de las zonas de reciente urbanización. En general, el rápido crecimiento de la población ejerce una gran presión sobre los sistemas más antiguos del centro de la ciudad y pone a prueba la fiabilidad de los servicios municipales, incluyendo el sistema de suministro de agua.

Satisfacer la demanda de agua potable es otro reto que deben enfrentar varias de las megaciudades que aquí se presentan. En Mumbai, por ejemplo, el sistema de distribución es casi inexistente en los barrios pobres, que albergan el 56% de la población de la ciudad.

Cada una de las megaciudades en esta publicación tienen condiciones locales específicas que caracterizan sus condiciones geográficas, climáticas, hidrogeológicas, demográficas y económicas. Sin embargo, también comparten desafíos similares en materia de gobernabilidad del agua con múltiples actores” explico el Presidente de ARCEAU-IdF, Jean-Claude Deutsch.

Con esto en mente, el Programa Hidrológico Internacional (PHI) de la UNESCO, la asociación de actores regionales del agua de París (ARCEAU-IdF) y la Asociación Mundial de los Gobiernos Locales en materia de sostenibilidad (ICLEI) - organizadores de la Conferencia Eaumega2015- pusieron en marcha una nueva Alianza. La Alianza está integrando una Plataforma Internacional de Cooperación para facilitar un diálogo sobre el agua, a través del cual las megaciudades podrán aprender mediante el intercambio de experiencias y mejores prácticas, asociarse con instituciones técnicas, académicas y financieras adecuadas; así como diseñar e implementar respuestas individuales a los desafíos que presenta el cambio climático. Esta publicación es un primer paso en la construcción de dicha Plataforma.

La edición de este libro ha sido posible gracias a la contribución voluntaria de 27 autores procedentes de todo el mundo y también al apoyo financiero e intelectual de tres principales instituciones: CONAGUA (Comisión Nacional del Agua de México), SUEZ Environnement y SIAAP (Syndicat interdépartemental pour l'assainissement de l'agglomération parisienne). En este sentido, nos gustaría expresar aquí nuestra inmensa gratitud hacia ellos: sus conocimientos, entusiasmo y apoyo permanente han sido un elemento inspirador y esencial para nosotros durante el proceso de coordinación. Un especial agradecimiento también al Urban Infrastructure Institute de la New York University, a la Japan Water Works Association y a la International Water Association.

* Centros urbanos con mas de 10 milliones de habitantes
** Beijing, Buenos Aires, Chicago, Ho Chi Minh City, Istanbul, Lagos, Londres, Los Angeles, Manila, Mexico DF, Mumbai, Nueva York, Paris, Seoul, Tokyo