El presidente francés François Hollande defiende la unidad de las culturas como arma contra el fanatismo en el Foro de Dirigentes de la UNESCO

En su primera intervención ante la comunidad internacional desde los atentados mortales del 13 de noviembre, el presidente francés, François Hollande, recalcó hoy en la UNESCO su apego a “la libertad, la creación y el diálogo de culturas”.

Hollande intervino ante el Foro de Dirigentes de la UNESCO, que los días 16 y 17 de noviembre reunió a jefes de Estado y de gobierno y ministros del mundo entero al margen de la 38ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO, presidida por Stanley Mutumba Simataa.

Organizado con motivo del 70º aniversario de la Organización, el Foro de Dirigentes está dedicado a las víctimas de los ataques terroristas que estremecieron la capital francesa. En la sesión de esta tarde intervinieron también la presidenta de la República de Malta, Marie-Louise Colero Preca y el presidente de la República de Azerbaiyán, Ilham Aliyev.

François Hollande, que estaba acompañado por el ministro de Economía y Finanzas, Michel Sapin, y la ministra de Cultura, Fleur Pellerin y de la Secretaria de Estado encargada de Desarrollo y Francofonía, Annick Girardin, subrayó: “Quería estar presente en esta Conferencia General porque ustedes simbolizan la unidad de las culturas del mundo. […] Y qué mejor lugar para afirmar esta exigencia de resistir que la Sede de la UNESCO, una institución nacida de la utopía de reunir la humanidad mediante la ciencia, la educación y la cultura y que halló en París la ciudad para acogerla”.

Recibido por la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, el presidente francés celebró el papel crucial que desempeña la UNESCO en materia de protección de patrimonio y diversidad cultural. “Sí, la UNESCO es la conciencia moral de la humanidad. En su razón de ser fundacional figura la promoción de la fecunda diversidad de las culturas; una diversidad basada en la idea de que la cultura une a los hombres con su historia y su territorio; una diversidad encarnada en el reconocimiento de la igual dignidad de las culturas, en que cada pueblo tiene un mensaje singular que transmitir al mundo; una diversidad que rechaza la uniformización y promueve la pluralidad de opiniones y creencias; una diversidad que hace de la educación el impulso de la emancipación universal”.

El presidente francés subrayó la importancia de la Convención de la UNESCO sobre la diversidad de las expresiones culturales y detalló un plan de acción que Francia pondrá en marcha en respuesta a las destrucciones del patrimonio cultural en Iraq y Siria.

El presidente estadounidense, Barack Obama, en un mensaje leído por Crystal Nix-Hines, Embajadora Delegada permanente de Estados Unidos en la UNESCO, rindió también homenaje a las víctimas de los atentados y expresó su solidaridad con el pueblo francés, agradeciendo a la UNESCO “su compromiso indefectible por la paz y la tolerancia en el mundo”. El presidente Obama alentó a la Organización a continuar trabajando por la educación a la ciudadanía mundial y subrayó su determinación de luchar contra el extremismo violento, que se tradujo por la organización de una Cumbre Mundial sobre este particular en la reciente reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Marie-Louise Coleiro Preca, presidenta de la República de Malta, insistió por su parte en el papel clave de la cultura para responder a los actos de odio que acaban de cometerse. También subrayó la pertinencia del mandato de la Organización 70 años después de su creación. “La UNESCO continúa desempeñando un papel crítico al facilitar la creación de redes de solidaridad entre las comunidades en los niveles nacional, regional o internacional ofreciendo una comprensión de los desafíos a los que hace frente la humanidad”, declaró.

Por último, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, invitó a la comunidad internacional a reforzar su apoyo a la Organización: “Deberían invertirse más recursos en la cultura de paz. La UNESCO dispone de un mandato adaptado, de una verdadera experiencia y de bazas como la educación, la cultura, el deporte, la comunicación y la ciencia para actuar como uno de los medios más eficaces y rápidos para actuar y prevenir conflictos y guerras.

                                                      ****