Presentación del Resumen de Género del Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo

gmr2-drupal.jpg

© UNESCO

Un nuevo Informe de Género, compilado por el equipo encargado del Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo de la UNESCO, (GMR por sus siglas en inglés), fue presentado en un evento paralelo que tuvo lugar el 4 de noviembre, durante la 38ª reunión de la Conferencia General de la UNESCO. Varios ministros hicieron uso de la palabra en el acto, entre otros la Excma. Sra. Marta Lafuente, Ministra de Educación de Paraguay, y la Excma. Sra. Ali Mariama Elhadj Ibrahim, Ministra de Educación, Alfabetización y Promoción de Lenguas Nacionales de Níger.

En el acto, la Directora General de la UNESCO afirmó: “El desarrollo sostenible tiene un rostro y es el de una niña de 12 años que asiste a la escuela en un contexto seguro. Educar a una niña es educar a una nación. La tarea de empoderar a las niñas y las mujeres constituye un aspecto esencial de la nueva agenda de ODS, porque es uno de los multiplicadores más importantes de que disponemos”.

“Esa labor desencadena un efecto multiplicador que transforma al mundo y, sin duda, lo mejora. En fecha reciente nos hemos fijado una agenda ambiciosa con el fin de hacer realidad un futuro sostenible. El éxito de este empeño no será posible si carecemos de niñas, jóvenes y madres instruidas y empoderadas”.

En la presentación, la Excma. Sra. Ali Mariama Elhadj Ibrahim, Ministra de Educación, Alfabetización y Promoción de Lenguas Nacionales de Níger, señaló que su país construirá colegios rurales para facilitar a las muchachas la continuidad de los estudios secundarios y que dispone de nuevas políticas para lograr la participación de los líderes culturales y comunitarios en la tarea de alentar a las niñas a asistir al colegio y no abandonar los estudios.

La Ministra afirmó: “Cuando los padres son analfabetos, el hogar es analfabeto. Cuando centramos la atención en la educación y el aprendizaje de los jóvenes, conviene no olvidar la educación y el aprendizaje de los adultos”.

Por su parte, la Excma. Sra. Marta Lafuente, Ministra de Educación de Paraguay, declaró: “El desafío de género es un desafío cultural: cambiar el statu quo y aprender a vernos mutuamente de otra manera”.

La Embajadora y Delegada Permanente de los Estados Unidos de América anta la UNESCO, la Excma. Sra. Crystal Nix-Hines, dijo a los participantes: “No hay cambio más transformador en materia de desarrollo que la mejora de la educación de las niñas. Debemos cumplir nuestro compromiso con esta generación”.

El informe muestra que, si bien el objetivo no se ha alcanzado plenamente, el progreso logrado en materia de igualdad de género constituye uno de los mayores éxitos de la educación desde el año 2000. El número de países que han alcanzado la paridad de género, tanto la enseñanza primaria como en la secundaria, ha aumentado de 36 a 62 desde esa fecha. Aunque todavía hay 62 millones de niñas a las que se les niega el derecho básico a la educación, el número de niñas sin escolarizar se ha reducido en 52 millones en los últimos 15 años.  Pero todavía persisten problemas considerables, la desigualdad de género se amplía en cada ciclo del sistema educativo y las niñas de las familias más pobres siguen padeciendo una cruel desventaja.             

El Director del Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo, Aaron Benavot, dijo al respecto: “A falta de otra manera de medir la igualdad de género, nos hemos centrado en lograr la igualdad en el número de niños y niñas que asisten a la escuela. Pero este objetivo nunca se alcanzará si no abordamos las causas de la desigualdad: las barreras sociales y las normas discriminatorias que están arraigadas en la sociedad. Mientras no empecemos a concebir la igualdad como un concepto mucho más amplio, las niñas y las muchachas nunca podrán percibir todos los beneficios de la educación”.  

Junto con el informe, el equipo encargado del GMR ha elaborado una herramienta interactiva en línea para mostrar la diferencia de la brecha de género en diversos contextos. Por ejemplo, la herramienta pone de relieve que en el África subsahariana las niñas de las familias más pobres tienen nueve veces menos probabilidades de ir a la escuela que los niños de los hogares más ricos. En los Estados Árabes, la quinta parte de las niñas más pobres nunca han ido a la escuela, en comparación con la décima parte de los niños. En América Latina y el Caribe, los niños están en desventaja: sólo el 55% de los niños de las zonas rurales han completado la secundaria básica, en comparación el 63% de las niñas que lo han logrado.   

Fotos: http://en.unesco.org/gem-report/infographics