Premio de la UNESCO potencia los esfuerzos de una comunidad indonesia en pro de la sostenibilidad

[Translate to espanol:] The winner of the 2015 UNESCO-Japan prize was cited as a spur to growth in community learning on Education for Sustainable Development (ESD) in Indonesia.

El ganador del Premio UNESCO-Japón 2015 ha sido mencionado como un factor del aumento del aprendizaje comunitario en materia de Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) en Indonesia.

El Centro Jayagiri, galardonado con el premio, fue citado como ejemplo durante un evento sobre la EDS de dos días de duración que tuvo lugar en Jakarta y Bandung (Indonesia) y al que asistieron representantes gubernamentales, delegados de la sociedad civil y miembros de las Comisiones Nacionales de países de Asia y el Pacífico.

En la inauguración del evento, auspiciado por la UNESCO y el gobierno de Indonesia los días 30 y 31 de marzo,  el Ministro de Educación indonesio, el Dr. Anies Baswedan, afirmó: “Es el momento de reproducir este modelo y de compartir nuestro éxito con otros”.

El presidente ejecutivo de la Comisión Nacional Indonesia para la UNESCO, el profesor Arief Rachman, dijo: “Gracias al premio, el aprendizaje comunitario en materia de EDS está creciendo en Indonesia”.

Combinar las destrezas tradicionales con los conocimientos empresariales

El Centro Jayagiri recibió el Premio UNESCO-Japón de EDS en noviembre de 2015 por su programa Eco-friendly entrepreneurship for youth and adults [Emprendimiento pro ecológico para jóvenes y adultos]. Esta iniciativa se propone contribuir a la formación de nuevos empresarios, mediante el aprovechamiento y la conservación de competencias locales especializadas y la enseñanza de la competitividad, con el fin de mejorar la situación económica de la comunidad.

El proyecto abarca aptitudes profesionales, tales como la artesanía, la piscicultura de agua dulce, el cultivo de verduras orgánicas, el tejido con fibras de bambú, la producción de compost y la talla de madera, usando mayormente materias primas recicladas.  

El evento se celebró para intercambiar conocimientos y aumentar la notoriedad de las prácticas idóneas del Centro Jayagiri, con miras a ampliar las actividades de EDS en los planos local, nacional y regional. Los 130 participantes en el evento procedían de 13 ministerios indonesios, ONG nacionales, medios de comunicación e institutos pedagógicos, así como de las Comisiones Nacionales para la UNESCO de Filipinas, Malasia, Brunei y Timor-Leste.

Un seminario nacional celebrado el primer día puso de relieve las prácticas idóneas que se realizan en Indonesia, tales como la iniciativa Adiwiyata Green Schools [Escuelas ecológicas Adiwiyata], que presentó sus trabajos en una exposición.

La clave es adquirir nuevas competencias

En la segunda jornada, los representantes gubernamentales visitaron uno de los 47 centros de aprendizaje comunitario de Jayagiri ubicado en el distrito de Bandung, para observar la gama de proyectos en los que participan los alumnos con el fin de lograr que su comunidad sea más sostenible en los ámbitos medioambiental, económico, social y cultural.

El Sr. Djajeng Baskoro, fundador y ex director del Centro Jayagiri, afirmó: “Si los alumnos sólo aprenden por el gusto de aprender, se marcharán del centro: Tienen que adquirir competencias para la vida práctica”. Por ejemplo, los miembros de la comunidad pueden aprender cómo fabricar y vender las marionetas tradicionales llamadas “wayang”, hechas con material de recuperación. Otros alumnos podrían aprender a manejar las marionetas y dar representaciones dramáticas en las que transmitan mensajes orientados a cambiar los comportamientos en relación con el medioambiente o el trato que se dispensa a las mujeres.

El centro de aprendizaje comunitario de Narawita también ha construido un aparato para convertir el compost en biogás de cocina para 25 familias y una máquina que transforma los desechos de plástico en combustible para motocicletas. Estas máquinas también se reproducen y se venden a otras comunidades.  

El Premio UNESCO-Japón de EDS fue creado en 2014 para recompensar los esfuerzos extraordinarios en materia de EDS. Con la financiación del gobierno de Japón, el premio se otorgó por primera vez en 2015 y está dotado con 150.000 dólares estadounidenses que se reparten entre tres galardonados. El plazo de candidaturas para la edición de 2016 está abierto actualmente hasta el 30 de abril de 2016.

Enlaces