Llamamiento a la movilización en favor del patrimonio iraquí

El patrimonio iraquí está gravemente amenazado: urge protegerlo. Esta es la conclusión del coloquio organizado en la UNESCO el 29 de septiembre a iniciativa de las Delegaciones de Francia y de Iraq ante la Organización.

Titulado “El patrimonio iraquí en peligro, cómo protegerlo”, el coloquio fue inaugurado por la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, Philippe Lalliot, embajador delegado permanente de Francia ante la UNESCO y Mahmud Al-Mullajalaf, embajador delegado permanente de Iraq ante la UNESCO, hizo en primer lugar un análisis del estado actual del patrimonio iraquí, para después buscar diferentes maneras de protegerlo.

Urge actuar: hay sitios culturales iraquíes que han sido destruidos y pillados, como la tumba del profeta Jonás en Mosul o palacios asirios, iglesias y otros monumentos. Es de temer que los bienes culturales adquiridos de manera ilegal alimenten el tráfico ilícito. Proteger este patrimonio, incluso en tiempos de guerra, es un imperativo fundamental, insistieron los participantes.

“Es lícito que sintamos escrúpulos a la hora de denunciar los crímenes perpetrados contra el patrimonio en momentos en que se están cometiendo los peores horrores contra hombres y mujeres. Cuando los muertos se cuentan en decenas de miles, ¿podemos preocuparnos de la limpieza cultural? Sí, ciertamente sí”, aseguró Philippe Lalliot. “Porque la aniquilación de un patrimonio portador de la identidad de un pueblo y la historia de un país no es un daño colateral o secundario que podamos aceptar. Responde exactamente a la misma lógica que la aniquilación de hombres”.

El conflicto actual, recalcaron los participantes, es también una guerra contra la cultura y la identidad de todo un pueblo. “Los patrimonios culturales islámico, cristiano, kurdo, judío”, entre otros, son destruidos de manera intencional en lo que resulta ser una forma clara de limpieza cultural”, advirtió Bokova. “Tememos un tráfico ilícito de bienes culturales de gran calado, e Iraq ya ha padecido mucho esa plaga en el último decenio”.

Aunque no existen datos estadísticos respecto a la amplitud de este fenómenos, es de temer que muchas estatuas y otros vestigios estén ya en manos de marchantes de arte poco escrupulosos.

“Daesh [uno de los acrónimos de los grupos islamistas extremistas en Iraq] hace excavaciones para vender objetos en plazas europeas y asiáticas con la intermediación de los países vecinos. Esas ventas financian el terrorismo”, dijo Qais Hussein Rashied, director del museo de Bagdad, que deploró que varias obras inestimables, algunas con 2.000 años de antigüedad, han salido ya del país.

“Proteger el patrimonio cultural iraquí debe formar parte integrante de los esfuerzos realizados para consolidar la paz”, aseguró por su parte Mahmud Al-Mullajalaf , que pidió a todos los Estados firmantes de las Convenciones de la UNESCO, en particular la Convención de 1954 sobre la protección de bienes culturales en caso de conflicto armado, la Convención de 1970 contra el tráfico ilícito de bienes culturales y la de 1972 sobre el patrimonio mundial, “a luchar contra el terrorismo, vencerlo y ayudarnos a restaurar nuestro patrimonio”.

Dada la amplitud de la amenaza, es necesaria una respuesta concertada de la comunidad internacional. Los participantes en la reunión valoraron en este sentido las iniciativas puestas en marcha por la UNESCO en los últimos meses para movilizar a la comunidad internacional. Por ejemplo, y en colaboración con las autoridades iraquíes, la UNESCO alertó a los principales museos del mundo, al mercado del arte, a Interpol y otros organismos respecto a la existencia de objetos que proceden probablemente de robos y saqueos. Además, la Organización puso a disposición de los estados mayores implicados en los ataques aéreos la información pertinente relativa a coordenadas geográficas de los principales sitios arqueológicos.

La UNESCO pidió también al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que adopte una resolución para prohibir el comercio de bienes culturales iraquíes y sirios.

El 17 de julio, la UNESCO reunió en su Sede a los principales expertos y socios para lanzar un plan de acción urgente para la salvaguardia del patrimonio iraquí.

Por último, el 22 de septiembre, la Directora General de la UNESCO intervino en el museo metropolitano de arte de Nueva York, junto al Secretario de Estado estadounidense John Kerry, en un acto titulado “Patrimonio en peligro: Iraq y Siria”, destinado a destacar los esfuerzos en curso para proteger y preservar el patrimonio cultural iraquí y sirio.