Educación relativa a la sexualidad para jóvenes en Zambia: Cómo un docente construye un futuro mejor para sus alumnos

Los estudiantes saludables aprenden más y los estudiantes que mejor aprenden disponen de los conocimientos y las competencias que necesitan para llevar una vida saludable. Fortalecer los vínculos entre la salud y la educación es el eje de la sesión que la UNESCO y el UNFPA han organizado conjuntamente para el Foro Mundial de Educación, con el título de “Cuerpos sanos, mentes brillantes: la salud, el VIH y la educación relativa a la sexualidad".

La educación relativa a la sexualidad es una estrategia esencial para velar por que los jóvenes alcancen los conocimientos y las competencias pertinentes para sus vidas y su futuro.

Para Brian Mubita, docente de enseñanza primaria en Zambia, las clases de ciencia no consisten únicamente en explicar tablas periódicas, cigotos y gametos; su trabajo, según él lo concibe, debe colmar una laguna fundamental para sus alumnos, una carencia que puede poner sus vidas en peligro.

Mubita imparte clases de educación relativa a la sexualidad –un enfoque de probada utilidad que incrementa los conocimientos de los estudiantes acerca del VIH y de otros temas sanitarios. Este plan de estudios también contribuye a aplazar la edad de la primera experiencia sexual, reduce el número de parejas y la frecuencia de la actividad sexual y aumenta el uso de contraceptivos, incluido el condón.

A lo largo y ancho de África oriental y meridional, la pandemia del VIH sigue siendo una amenaza decisiva para los jóvenes. Según un estudio reciente, más del 52 por ciento de las nuevas infecciones que se producen en la región ocurren entre los jóvenes. Tan solo en Zambia, en cada hora que pasa tres jóvenes contraen el VIH, dos de los cuales son muchachas. (UNICEF, 2012)

Al hablar con Mubita, es difícil no percatarse de la infatigable pasión que siente por su labor y sus alumnos.

“La gente adolece de un déficit de información”, afirma Mubita, “La educación de amplio espectro relativa a la sexualidad viene a colmar ese déficit. Por este medio, los alumnos pueden recibir la información correcta, que los dotará de los conocimientos y las competencias para saber quiénes son y cómo preservar su seguridad”.

 “La educación de amplio espectro relativa a la sexualidad es una clave que les ayudará a hacer realidad sus sueños y alcanzar sus objetivos”.

El programa, que se probó inicialmente en Zambia mediante una aplicación experimental realizada en abril de 2014, abarcará a 1.750.000 estudiantes de edades comprendidas entre los 10 y los 24 años, y capacitará a 45.000 docentes en ejercicio o de nueva contratación, en lo tocante a este plan de estudios durante los próximos cuatro años. 

 “Cuando comencé a explicar esta materia, los alumnos mostraban timidez, pero cuando vieron que había apertura de miras y buena voluntad, empezaron a ser más comunicativos y a participar. Lo único que cabe desear es que no vengan únicamente para aprender, sino que además tengan la intención de aplicar lo que aprendan…. Y están ansiosos de aprender”.