La educación es esencial para la paz en el Iraq

El 2 de noviembre, durante su visita oficial al Iraq, la Directora General de la UNESCO visitó el campamento de desplazados internos de Baharka, situado en las proximidades de Erbil, acompañada del Gobernador de Erbil, Nawzad Hadi Mawlood, y el director del campamento.

Irina Bokova se reunió con una docena de escolares y sus padres, que le regalaron dibujos sobre su vida actual y anterior.

Mohammed, de 4 años, dibujó una escuela tal como se la imaginaba. Otro niño pintó la bandera del Iraq. Una madre de cinco niños, procedente de las cercanías de Mosul, hizo un esbozo del campamento, con las filas de tiendas. La Directora General escuchó las explicaciones sobre cada dibujo y los sentimientos que evocaba. Un joven le entregó el dibujo de una casa atacada y de un niño que plantaba una rosa como respuesta al ataque.

“La de la educación es una crisis encubierta, y he venido para estar con ustedes, para apoyarlos, para rechazar las terribles violaciones de los derechos humanos que han sufrido”, dijo Irina Bokova.

La Sra. Bokova puso el primer ladrillo de la escuela de enseñanza secundaria que ayudará a terminar la UNESCO, en diciembre de 2014, para los jóvenes de ambos sexos del campamento, y destacó la importancia de luchar contra la crisis de la educación y el compromiso de la UNESCO de actuar al respecto.

“La educación es un elemento imprescindible de los derechos humanos para ustedes y para todo el Iraq. Es también un elemento imprescindible del desarrollo y de la seguridad”, dijo la Directora General. “No podemos permitir que ustedes y toda una generación de jóvenes iraquíes sean privados de su derecho a la educación, porque ello arrojaría una sombra sobre el futuro del país en su conjunto”.

Irina Bokova hizo un llamamiento para que aumentara la asistencia a la educación en el Iraq, y subrayó que “este objetivo debe ocupar una posición central en todas las iniciativas de consolidación de la paz”.

El Iraq se enfrenta ahora al problema de contar con uno de los grupos más numerosos de desplazados internos del mundo. Entre el 1º de enero y el 5 de octubre de 2014, la OIM registró más de 1,814 millones de desplazados.

El campamento de Baharka, uno de los cuatro campamentos principales en la región del Kurdistán iraquí, se estableció el 2 de agosto de 2014 para alojar a desplazados internos. Antes de esa fecha se había utilizado como campamento de transición para refugiados sirios. El campamento alberga a 617 familias, esto es, 3.219 personas, de las cuales 1.075 tienen entre 5 y 17 años.

Escolares, jóvenes y personas vulnerables, sobre todo mujeres, constituyen un alto porcentaje de los desplazados internos. Los jóvenes se ven especialmente afectados por la crisis y necesitan estructuras para lograr una sensación de normalidad, estabilidad y esperanza para el futuro, a fin de reducir al mínimo el riesgo de vulnerabilidad provocado por la violencia, los abusos o la manipulación ideológica. Un gran número de ellos no pudo presentarse a los exámenes públicos celebrados en junio de 2014 a causa de la crisis, lo cual podría poner en peligro su futuro.

En respuesta a la crisis de los desplazados internos, la Directora General señaló que la UNESCO está estableciendo cuatro centros de enseñanza secundaria totalmente equipados en los campamentos de Baharka (provincia de Erbil), Dawodiya (provincia de Dohuk) y Barzanja (provincia de Suleimaniya) y renovando otros 23 en comunidades de acogida de Dohuk, Erbil, Suleimaniya, Basora, Nayaf, Kerbala y Bagdad.

Dirigiéndose a los estudiantes y los docentes, Irina Bokova expresó su indignación por las violaciones de los derechos humanos, la represión y la violencia de que han sido víctimas.

“Los ataques y la represión por parte de los extremistas son inaceptables y debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para detenerlos, para que ustedes puedan volver a sus hogares y para que todas las niñas y todos los niños vayan a la escuela”.

La educación es esencial, afirmó, “para el futuro del Iraq, para reforzar las perspectivas de estabilidad, para luchar contra el extremismo, para defender los derechos humanos de todas las mujeres y todos los hombres”.

“Para ello, debemos velar por que ustedes aprendan y tengan la oportunidad de llegar a ser lo que quieran ser”.