Dos conferencias sobre la homologación de diplomas de educación superior ponen de relieve la crisis de Siria

La crisis de Siria fue puesta de relieve por estudiantes y expertos en educación superior que se reunieron para debatir sobre la homologación de las cualificaciones de enseñanza superior de los refugiados.

Los refugiados y desplazados tienen que enfrentarse a problemas específicos en lo tocante al acceso a la educación, y uno de ellos es la evaluación y homologación de sus cualificaciones y el acceso a la enseñanza cuando no disponen de sus documentos o estos están incompletos.  

El 29 de febrero de 2016, se celebró en la Sede de la UNESCO en París la séptima reunión del Comité  del Convenio sobre Reconocimiento de Cualificaciones relativas a la Educación Superior en la Región Europea, conocido también como Convenio de Reconocimiento de Lisboa (LRC, por sus siglas en inglés).

La UNESCO y el Consejo de Europa convocaron al comité de representantes de los 53 Estados partes en la LRC, que aprobaron la Declaración sobre el reconocimiento de cualificaciones obtenidas por los refugiados, los desplazados y las personas en situaciones similares, y que los invitaron a aplicar plenamente sus cláusulas.

Una reunión de seguimiento, organizada también de manera conjunta, con el título de “Reconocimiento de las cualificaciones de los refugiados, desplazados y personas en situación similar”, se celebró posteriormente en la Sede de la UNESCO en París, el 1 de marzo de 2016.

Son más numerosos los sirios que solicitan cualificaciones

En esta reunión, oradores de Alemania, Italia, Noruega, Suecia y Turquía intercambiaron experiencias sobre cómo sus países afrontaban el reto del incremento de refugiados causado por los cinco años de crisis en Siria y cómo integrarlos rápidamente mediante la enseñanza superior y el empleo.

El Sr. Joachim Kallevig, jefe de la Sección de reconocimiento de cualificaciones profesionales del Organismo Noruego para la Verificación de la Calidad en la Educación (NOKUT), afirmó: “El reconocimiento no es únicamente un ejercicio técnico, es la clave para consolidar sociedades integradoras. La evaluación de las cualificaciones debe ser temprana, rápida, eficaz y accesible”.

El Sr. Kallevig dijo además que NOKUT ha propuesto un Pasaporte Europeo de Cualificaciones, de índole transnacional, que permitiría que los refugiados pudieran desplazarse de un país a otro en Europa sin tener que someterse a nuevos procedimientos de homologación.

La flexibilidad es esencial para gestionar el número cada vez mayor de refugiados

El Sr. Abdullah Cavasoglu, miembro del Consejo Ejecutivo del Consejo de Educación Superior de Turquía, declaró que había más de tres millones de refugiados en Turquía, país que comparte con Siria una frontera de 900 kilómetros.

“Hemos escolarizado a 350.000 niños sirios, pero hay otros 400.000 que no tienen acceso a la escuela”.

El Sr. Cavasoglu dijo que la enseñanza superior era accesible y gratuita para todos, pero que se necesitaban más docentes y más aulas para hacer frente al aumento de la demanda. “Sólo de profesores sirios hemos recibido 2000 solicitudes y 350 de ellos ya trabajan actualmente en institutos de enseñanza superior de Turquía”, afirmó.  

La Sra. Ulrika Axell, asesora principal en materia de credenciales de ENIC-NARIC Sweden (Suecia), dijo que habían tenido un aumento anual del 25% en el número de refugiados durante los últimos cuatro años. Como ejemplo, señaló que en 2012 Suecia había aceptado a 107 refugiados sirios, pero que en 2015 la cifra estaba próxima a los 4.000.

La UNESCO, única organización de las Naciones Unidas que dispone de un mandato en educación superior, prepara actualmente una convención mundial sobre el reconocimiento de las cualificaciones de la educación superior que podría facilitar la movilidad académica, mejorar la calidad y fortalecer la colaboración internacional en materia de enseñanza superior. Un proyecto preliminar de convenio se presentará a la 39ª reunión de la Conferencia General, en 2017.  

Enlaces