Los docentes desempeñan una función decisiva en la construcción de sociedades más justas y sostenibles

carlos-tedesco.jpg

© UNESCO

Entrevista con el ex Ministro de Educación de Argentina y orador principal del Día Mundial de los Docentes, Juan Carlos Tedesco

¿Qué cambios habría que hacer para asegurar que los docentes son la clave de la sostenibilidad?

Aunque los cambios difieren de un contexto nacional a otro, hay un factor común: la necesidad de fomentar un compromiso firme entre los docentes con los valores de la justicia social y la sostenibilidad. Este compromiso debe ser un pilar para la cultura de trabajo de los docentes. Para hacer realidad este cambio, es importante superar la disociación existente entre los discursos que reconocen la importancia de los docentes y las políticas que los desmoralizan y deterioran sus condiciones laborales.  

¿Cuál es la mejor manera de empoderar a los docentes para alcanzar la educación de calidad y las sociedades sostenibles?

La mejor manera de empoderar a los docentes es mediante políticas integrales orientadas a garantizar las condiciones laborales óptimas, promover mejoras en la capacitación, tanto al inicio del servicio como durante éste, y elaborar sistemas que proporcionen alicientes para el trabajo en equipo, la innovación pedagógica y la profesionalización de la enseñanza.

¿Cómo puede un docente ayudar y apoyar a sus alumnos en la construcción de sociedades sostenibles?

Sin duda, el mejor enfoque es ayudar a los estudiantes a alcanzar resultados de aprendizaje satisfactorios, tanto desde la perspectiva cognitiva como ética y emocional. Con esta idea en mente, es bueno recordar el concepto que figura en el Informe Delors y, en fecha más reciente, en el documento de la UNESCO titulado Replantear la educación: ¿Hacia un bien común mundial? Desde un punto de vista cognitivo, el problema consiste en enseñar a los estudiantes a aprender a aprender, y, desde el punto de vista ético y emocional, enseñarles a convivir.   

¿El Objetivo 4 se propone “aumentar sustancialmente la oferta de maestros calificados, entre otras cosas mediante la cooperación internacional para la formación de docentes en los países en desarrollo, especialmente los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares en desarrollo”. ¿Esto se puede lograr de aquí a 2030 y cómo se puede hacer?

Si queremos construir sociedades justas y sostenibles, todos los objetivos fijados para 2030 pueden realizarse. Para hacerlo, existe la necesidad fundamental de disponer de una sólida voluntad política, tanto en el plano nacional como en el internacional, que movilice los recursos económicos, humanos y sociales necesarios. La voluntad política debe ir acompañada de la planificación de las estrategias pertinentes para la acción, adaptadas a cada contexto local o nacional. Dicha planificación debería incluir la elaboración de sistemas de evaluación que permitan definir la consecución de las metas, para así ser capaces de tomar medidas inmediatas para abordar los resultados que no las alcancen. La función de la cooperación internacional es decisiva y debe reforzar las capacidades nacionales.  

¿Qué función desempeña la educación de la primera infancia en las sociedades sostenibles?

Hay un amplio consenso que reconoce la función esencial que desempeña la educación de la primera infancia en el logro de resultados significativos en términos de equidad y calidad educativas. Este consenso se basa en las investigaciones realizadas y en el análisis de las medidas políticas que se han aplicado en los países que actualmente ostentan los mejores indicadores educativos. Para quebrar el ciclo de la pobreza, debemos intervenir lo más pronto posible, mediante políticas que garanticen que los niños de las familias que viven en condiciones de vulnerabilidad social reciben una educación temprana de gran calidad, que les permita continuar su escolaridad con buenos resultados en su debido momento.

¿Qué mensaje les enviaría a los maestros en el Día Mundial de los Docentes, en relación con la sostenibilidad?

Me gustaría transmitirles un mensaje de optimismo y compromiso. En nuestra condición de docentes, podemos desempeñar una función decisiva en la construcción de sociedades más justas y sostenibles. Esas sociedades sólo serán posibles con una educación de calidad para todos. Para superar este desafío, debemos crear iniciativas conjuntas con otros agentes de desarrollo social que comparten nuestro objetivo de justicia social y sostenibilidad.