La Directora General de la UNESCO pide que se renueve el espíritu de confianza en Oriente Medio

Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, pidió que se hagan nuevos esfuerzos para instaurar un clima de confianza basado en el respeto y entendimiento mutuo, al término de la 199ª reunión del Consejo Ejecutivo de la UNESCO, que tuvo lugar entre el 5 y el 15 de abril de 2016.

El Consejo Ejecutivo de la UNESCO adoptó una serie de decisiones sobre temas relacionados con Oriente Medio, y en particular sobre la Ciudad Vieja de Jerusalén y sus murallas, sitio inscrito en la lista del Patrimonio Mundial.

“Jerusalén es la Tierra Santa de las tres religiones monoteístas, un lugar de diálogo para todos los judíos, cristianos y musulmanes, y no debería llevarse a cabo ningún cambio que modifique su integridad y originalidad”, declaró Bokova. “Jerusalén es un mosaico de culturas y de pueblos cuya historia ha moldeado la historia de toda la humanidad. Sólo el espíritu del respeto y el diálogo puede ayudar a construir la confianza necesaria para avanzar, ésta es la fuerza de la UNESCO, para el beneficio de todos”.

“Creo que los Estados Miembros tienen una responsabilidad hacia el mandato de la UNESCO, para hacerlo avanzar de manera que se promueva el diálogo, la tolerancia y la paz”, prosiguió Bokova. “Esto es especialmente importante para los jóvenes, que deben ser educados en los valores de la paz”.

La Directora General siempre ha hecho llamamientos para el diálogo y el consenso para que la UNESCO pueda llevar adelante y aplicar efectivamente su mandato de protección del patrimonio mundial y promoción de la tolerancia y el respeto mutuo.