La Directora General de la UNESCO participa en el Foro de Chaillot para una estrategia europea de la cultura

4 de abril – La Directora General de la UNESCO participó en la reunión interministerial organizada con ocasión del Foro de Chaillot por iniciativa de la Ministra de Cultura y Comunicación de Francia, la Sra. Aurélie Filippetti, a la que también asistió el Presidente de la República Francesa, el Sr. François Hollande. Esta reunión, en la que participaron más de veinte ministros europeos de cultura, así como los comisarios europeos Androulla Vassiliou (educación, cultura, pluringüismo y juventud) o Michel Barnier (mercado interior), tenía como objetivo poner en marcha el proyecto de estrategia europea sobre la cultura en la era digital, a pocas semanas de las elecciones al Parlamento Europeo.

“La cultura es nuestra energía renovable por excelencia, y la diversidad cultural es nuestro mayor laboratorio de ideas, una fuente de creatividad, innovación y confianza. Podemos invertir más en ello, y la UNESCO apoya plenamente los esfuerzos de Europa a este respecto”, declaró la Directora General. En este sentido, la Sra. Irina Bokova hizo hincapié en los avances logrados gracias a la Convención de la UNESCO sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, aprobada en 2005, en la que se reconoce por primera vez en el derecho internacional que las actividades, los bienes y los servicios culturales tienen un doble carácter, económico y cultural, ya que son portadores de identidades, valores y significados y, por tanto, no deben tratarse como si solo tuviesen un valor comercial. La Directora General destacó que “el reto consiste en formular políticas innovadoras, capaces de atender a esta doble dimensión. Estoy convencida de que ello responde a la exigencia actual de contar con unas políticas más integradas, que puedan afrontar varios retos a la vez”.

La labor de la Convención de la UNESCO de 2005 se centra actualmente en la aplicación de los principios de la Convención en el ámbito digital. En efecto, la Convención, cuyos fundamentos son tecnológicamente neutros, reconoce en su preámbulo que “los procesos de mundialización, facilitados por la evolución rápida de las tecnologías de la información y la comunicación, pese a que crean condiciones inéditas para que se intensifique la interacción entre las culturas, constituyen también un desafío para la diversidad cultural, especialmente en lo que respecta a los riesgos de desequilibrios entre países ricos y países pobres”.

“Si nos fijamos en la diversidad europea, en la riqueza de su patrimonio, de sus creadores, en toda esta energía, hay motivos para sentir confianza, y la UNESCO está a su disposición para liberar ese potencial”, señaló la Sra. Irina Bokova.

Durante el Foro, que se celebra los días 4 y 5 de abril en el Palacio de Chaillot de París, un colectivo de artistas, entre ellos Jean-Michel Jarre, Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO, hizo el llamamiento de Chaillot “Por una nueva Europa de la cultura”. El llamamiento recuerda a los responsables europeos la necesidad de prestar un mayor apoyo a los creadores e invertir en la cultura como factor de desarrollo y de integración europea.