La Directora General de la UNESCO denuncia el asesinato del periodista paraguayo Pablo Medina Velázquez y su asistente, Antonia Maribel Almada Chamorro

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, manifestó hoy su profunda preocupación por el asesinato del periodista Pablo Medina Velázquez y su ayudante, Antonia Maribel Almada Chamorro, muertos ambos el 16 de octubre a 50 km de la ciudad de Curuguaty, en Paraguay.

“Condeno al asesinato de Pablo Medina Velázquez y Antonia Maribel Almada Chamorro”, dijo la Directora General. “Es esencial que las personas que planearon y ejecutaron esos crímenes sean procesadas para así disuadir futuros actos como éste que cuestan la vida a los periodistas e infringen nuestro derecho a la información”, dijo Bokova.

Pablo Medina Velázquez, corresponsal del diario ABC Color, fue muerto a disparos junto con su asistente, Antonia Maribel Almada Chamorro, de 19 años, cuando regresaban a Curuguaty de hacer una cobertura.

Pablo Medina Velázquez investigaba sobre el tráfico de marihuana y había recibido numerosas amenazas debido a sus escritos. La policía le había facilitado una escolta, pero en el momento de su asesinato no la estaba utilizando.

Las condenas de la Directora General por los asesinatos de profesionales de los medios responden a la resolución 29 adoptada en 1997 por la Conferencia General de la UNESCO y titulada “Condena de la violencia contra los periodistas”. Figuran en la página web que la UNESCO dedica a los periodistas asesinados.                                                                           

                                         ****

Contacto: Sylvie Coudray,s.coudray@unesco.org,  +33 (0)1 45 68 42 12

La UNESCO es el organismo de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa. El Artículo I de su Constitución declara que la Organización se propone “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”. Para lograrlo, la Organización debe fomentar “el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas” y recomendar “los acuerdos internacionales que estime convenientes para facilitar la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen”.