La Directora General de la UNESCO condena la destrucción de los edificios históricos de la Ciudad Vieja de Saná, en Yemen

En la mañana del 12 de junio de 2015, la Ciudad Vieja de Saná (Yemen), inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, fue objeto de un ataque aéreo. Varias casas y edificios históricos quedaron destruidos y se produjeron varias víctimas mortales. Entre los edificios destruidos figura el magnífico complejo de casas tradicionales del barrio de Al-Qasimi, situado junto al jardín urbano de Miqshama, cerca del canal de Sailá.

“Estoy profundamente consternada por la pérdida de vidas humanas y los daños infligidos a una de las joyas más antiguas del paisaje urbano islámico. Me entristece ver esas magníficas casas-torre de varios pisos y sus serenos jardines reducidos a escombros. Esta destrucción sólo conseguirá exacerbar una situación humanitaria de por sí difícil. Reitero mi llamamiento a todas las partes para que protejan el patrimonio cultural de Yemen. Este patrimonio encarna el alma del pueblo yemení, es un símbolo de su historia y su conocimiento milenarios y pertenece a toda la humanidad”, declaró la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova. 

Saná ha estado habitada desde hace más de 2.500 años y es testimonio de la riqueza y la belleza de la civilización islámica. En el primer siglo de nuestra era emergió como centro de una ruta comercial. Sus viviendas y edificios públicos son un ejemplo sobresaliente de un asentamiento humano tradicional islámico. Sus casas-torre de múltiples pisos, construidas con ladrillo y tierra apisonada y ricamente ornamentadas, son famosas en el mundo entero y parte integral de la identidad y el orgullo yemeníes. 

Desde el principio del conflicto en Yemen, varias viviendas situadas en la zona patrimonial han sufrido daños y derrumbamientos debido a explosiones. El 9 de junio, el complejo histórico de la era otomana de Al-Owrdhi, situado justo detrás de las murallas de la ciudad vieja, sufrió daños severos, al igual que otros edificios residenciales históricos, monumentos, museos, sitios arqueológicos y lugares de culto. El valor histórico y la memoria de estos lugares han sufrido daños irreparables o han quedado destruidos.