La Directora General de la UNESCO condena el asesinato del periodista mexicano Moisés Sánchez Cerezo

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, condenó hoy el asesinato del periodista mexicano Moisés Sánchez Cerezo, secuestrado el 2 de enero en la localidad mexicana de Medellín de Bravo (Veracruz) y hallado muerto el 24 del mismo mes.

“Condeno el asesinato de Moisés Sánchez Cerezo”, declaró la Directora General. “Su muerte supone un ataque inadmisible contra el periodismo, una profesión esencial para el ejercicio del derecho a la libertad de expresión, indispensable en democracia”, agregó. “Confío en que las autoridades mexicanas aclaren este crimen y procesen a los culpables”, añadió.

Moisés Sánchez Cerezo había sido fue secuestrado el 2 de enero por hombres armados que irrumpieron en su domicilio de Medellín de Bravo y, según testigos, se llevaron también la computadora, la cámara fotográfica y el teléfono celular del periodista. Sánchez Cerezo editaba el seminario La Unión, del que era propietario, y había denunciado en sus páginas la inseguridad del municipio.

Las condenas de la Directora General por los asesinatos de profesionales de los medios responden a la resolución 29 adoptada en 1997 por la Conferencia General de la UNESCO y titulada “Condena de la violencia contra los periodistas”. Figuran en la página web que la UNESCO dedica a los periodistas asesinados.                                                                           

****

Contacto: Sylvie Coudray, s.coudray(at)unesco.org,  +33 (0)1 45 68 42 12

La UNESCO es el organismo de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa. El Artículo I de su Constitución declara que la Organización se propone “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”. Para lograrlo, la Organización debe fomentar “el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas” y recomendar “los acuerdos internacionales que estime convenientes para facilitar la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen”.