La Directora General de la UNESCO condena el asesinato del periodista mexicano Héctor Jonathan Rodríguez

23 mayo 2017

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, condenó hoy el asesinato del periodista mexicano Héctor Jonathan Rodríguez Córdoba, perpetrado el 15 de mayo en Autlán de Navarro, estado de Jalisco.

“Condeno el ataque de Héctor Jonathan Rodríguez”, dijo la Directora General. “Los medios informativos son un aporte vital al estado derecho y es esencial para la sociedad que los periodistas puedan llevar a cabo su labor profesional sin temer por sus vidas. Confío en que las autoridades tomen todas las medidas necesarias para mejorar la seguridad de los periodistas, en línea con los compromisos que han anunciado recientemente”.

Héctor Jonathan Rodríguez Córdova, reportero del semanario El Costeño, fue asesinado el 15 de mayo cuando individuos armados no identificados abrieron fuego contra el vehículo en el que viajaba con su madre, Sonia Córdova Oceguera. Sonia Córdova Oceguera, que resultó gravemente herida, es subdirectora comercial del semanario, propiedad de su familia.

Dos días después del asesinato, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto declaró que su administración perseguirá y castigará a los culpables de estos crímenes contra la prensa.

Las condenas de la Directora General por los asesinatos de profesionales de los medios responden a la resolución 29 adoptada en 1997 por la Conferencia General de la UNESCO y titulada “Condena de la violencia contra los periodistas”. Figuran en la página web que la UNESCO dedica a los periodistas asesinados.

****

Contacto de prensa: Sylvie Coudray, s.coudray(at)unesco.org, +33 (0)1 45 68 42 12

La UNESCO es el organismo de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa. El Artículo I de su Constitución declara que la Organización se propone “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”. Para lograrlo, la Organización debe fomentar “el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas” y recomendar “los acuerdos internacionales que estime convenientes para facilitar la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen”.