La Directora General pide una investigación urgente del asesinato del periodista mexicano Javier Arturo Valdez Cárdenas

16 mayo 2017

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, denunció hoy el asesinato del periodista mexicano Javier Arturo Valdez Cárdenas, perpetrado el 15 de mayo en Culiacán, estado de Sinaloa.

“Condeno el asesinato de Javier Arturo Valdez Cárdenas”, dijo la Directora General. “Este crimen nos recuerda una vez más de manera contundente que demasiados periodistas valientes ejercen su profesión en un entorno carente de seguridad y que, al atacarlos, se menoscaban los derechos humanos fundamentales a la libertad de expresión y de información. Pido solemnemente a las autoridades que lleven a cabo una investigación minuciosa para asegurarse de que este crimen no permanezca impune”.

Javier Valdez Cárdenas era el fundador del semanario en línea Ríodoce, en el que trabajaba. Era también colaborador y corresponsal de otros medios, entre ellos el diario mexicano La Jornada y la Agencia France Presse. En 2011 recibió el Premio Internacional de Libertad de Prensa del Comité para la Protección de los Periodistas por sus reportajes sobre el crimen organizado y el narcotráfico. Fue asesinado a balazos cerca de las oficinas de Ríodoce.

Las condenas de la Directora General por los asesinatos de profesionales de los medios responden a la resolución 29 adoptada en 1997 por la Conferencia General de la UNESCO y titulada “Condena de la violencia contra los periodistas”. Figuran en la página web que la UNESCO dedica a los periodistas asesinados.

****

Contacto de prensa: Sylvie Coudray, s.coudray(at)unesco.org, +33 (0)1 45 68 42 12

La UNESCO es el organismo de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa. El Artículo I de su Constitución declara que la Organización se propone “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”. Para lograrlo, la Organización debe fomentar “el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas” y recomendar “los acuerdos internacionales que estime convenientes para facilitar la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen”.