La Directora General denuncia el asesinato de la tuitera mexicana María del Rosario Fuentes Rubio

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, pidió hoy que se investigue la muerte de María del Rosario Fuentes Rubio, activista mexicana en redes sociales, sucedida en Reynosa, estado de Tamaulipas, como paso necesario para restaurar la independencia de los medios y el derecho de los ciudadanos a la información.

“Condeno el asesinato de María del Rosario Fuentes Rubio, una mujer valiente que utilizó las redes sociales para eludir los intentos de los grupos del crimen organizado de suprimir la información sobre sus actividades”, dijo la Directora General. “Es importante que las autoridades hagan todo cuanto esté a su alcance para procesar a los culpables de la muerte de Fuentes Rubio, porque ello permitiría fortalecer la independencia de los medios y el derecho a la información”, añadió la Directora General.

María del Rosario Fuentes Rubio era doctora en Medicina y trabajaba en una clínica de Reynosa, cerca de la frontera con Texas (Estados Unidos). Colaboraba regularmente con el blog Valor por Tamaulipas donde informaba sobre alertas ciudadanas y alentaba a las víctimas del crimen organizado a denunciar los hechos a la policía.

Fuentes Rubio había recibido numerosas amenazas mediante las redes sociales. Fue secuestrada el 15 de octubre al salir de su trabajo. Un día después, alguien publicó en su cuenta fotos de su cadáver.

Las condenas de la Directora General por los asesinatos de profesionales de los medios responden a la resolución 29 adoptada en 1997 por la Conferencia General de la UNESCO y titulada “Condena de la violencia contra los periodistas”. Figuran en la página web que la UNESCO dedica a los periodistas asesinados.                                                                           

                                                   ****

Contacto: Sylvie Coudray, s.coudray@unesco.org,  +33 (0)1 45 68 42 12

La UNESCO es el organismo de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa. El Artículo I de su Constitución declara que la Organización se propone “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”. Para lograrlo, la Organización debe fomentar “el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas” y recomendar “los acuerdos internacionales que estime convenientes para facilitar la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen”.