La Directora General condena los asesinatos de los comunicadores dominicanos Luis Manuel Medina y Leónidas Martínez

16 febrero 2017

Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, condenó hoy los asesinatos de los periodistas dominicanos Luis Manuel Medina (presentador de radio) y Leónidas Martínez (productor), perpetrados el 14 de febrero en la localidad de San Pedro de Macorís, mientras transmitían en vivo un programa informativo.

“Condeno los asesinatos de Luis Manuel Medina y Leónidas Martínez”, dijo la Directora General. “Estos actos brutales propagan el terror no solamente entre la comunidad mediática del país, sino en la sociedad en su conjunto. Pido a las autoridades que hagan cuanto esté a su alcance para procesar a los responsables de este crimen y para apoyar a los medios de comunicación. La contribución de los medios informativos a un debate público informado es indispensable para sostener el respeto a los derechos humanos universalmente reconocidos, en particular el derecho humano fundamental a la libertad de expresión”.

El martes, un hombre armado entró en los estudios de la emisora de radio FM 103 de San Pedro de Macorís y disparó a muerte a Luis Manuel Medina, que en ese momento presentaba en directo el programa Milenio Caliente. Leónidas Martínez, también conocido como Leo Martínez, productor del programa y director de la emisora, también resultó muerto.

Las condenas de la Directora General por los asesinatos de profesionales de los medios responden a la resolución 29 adoptada en 1997 por la Conferencia General de la UNESCO y titulada “Condena de la violencia contra los periodistas”. Figuran en la página web que la UNESCO dedica a los periodistas asesinados

****

Contacto de prensa: Sylvie Coudray, s.coudray@unesco.org, +33 (0)1 45 68 42 12

La UNESCO es el organismo de las Naciones Unidas que tiene el mandato de defender la libertad de expresión y la libertad de prensa. El Artículo I de su Constitución declara que la Organización se propone “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales que sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”. Para lograrlo, la Organización debe fomentar “el conocimiento y la comprensión mutuos de las naciones prestando su concurso a los órganos de información para las masas” y recomendar “los acuerdos internacionales que estime convenientes para facilitar la libre circulación de las ideas por medio de la palabra y de la imagen”.