La Directora General acoge con agrado la nueva Comisión Internacional sobre la Financiación de las Oportunidades para la Educación Mundial

La Directora General de la UNESCO acogió con agrado la nueva Comisión Internacional sobre la Financiación de las Oportunidades para la Educación Mundial, una comisión de alto nivel cuya creación anunció el 7 de julio la Primera Ministra de Noruega, Erna Solberg, durante la Cumbre de Oslo sobre Educación para el Desarrollo.

Según manifestó la Directora General, “hemos marcado una pauta ambiciosa para los próximos 15 años con la promesa de garantizar 12 años de acceso gratuito y equitativo a una educación de calidad. La educación es uno de los motores más potentes para el desarrollo, puesto que actúa de puente de la pobreza a la prosperidad, de la exclusión a la participación. Para lograr este propósito que nos hemos marcado será imprescindible que haya voluntad política, y que esta voluntad cuente con los recursos nacionales necesarios, el apoyo de los donantes y nuevas fuentes de financiación, porque la educación debe ser una preocupación compartida por todos. Esta Comisión tendrá una misión fundamental a la hora de defender alto y claro estas necesidades”.

Los cinco convocantes de la Comisión, cuya labor estará financiada por el Gobierno de Noruega, son la Primera Ministra de Noruega, Erna Solberg, la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, el Presidente de Indonesia, Joko Widodo, el Presidente de Malawi, Peter Mutharika, y la Directora General. La Comisión estará compuesta por dirigentes y expertos de prestigio y su presidencia la ocupará el Enviado Especial de las Naciones Unidas para la Educación Mundial, Gordon Brown. La Comisión presentará su informe en 2016 al Secretario General de las Naciones Unidas, quien declaró en Oslo que adoptará medidas a partir de sus recomendaciones. En la línea de la Declaración de Oslo, hecha pública al término de la Cumbre, la Comisión analizará y fortalecerá los argumentos para invertir en la educación con objeto de revertir la situación actual de falta de financiación. Asimismo, la Comisión procurará determinar formas de aprovechar los recursos disponibles con más eficacia, coordinación y rendición de cuentas, y explorará un amplio abanico de fuentes de financiación, analizando en particular cómo contribuir a aumentar la movilización de recursos nacionales por medio de una ayuda oficial para el desarrollo más estratégica y catalizadora, el establecimiento de alianzas no tradicionales, la financiación innovadora y la participación del sector privado.  

En la Declaración se afirma que “la financiación de la educación es fundamental para lograr un desarrollo sostenible. La Cumbre de Oslo reitera la necesidad de que en la tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo de Addis Abeba se adquiera el compromiso de incrementar las inversiones y la cooperación internacional para la educación”.

La Directora General participará el 14 de julio en un acto paralelo coorganizado por la UNESCO durante la Conferencia de Addis Abeba, sobre el tema “La necesidad de invertir en la educación”, junto con la República Democrática Federal de Etiopía, Noruega y la República de Corea.

Según datos de la UNESCO, en 2013 había un total de 124 millones de niños y adolescentes sin escolarizar. En el Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo de la UNESCO se calcula que harán falta 39.000 millones de dólares estadounidenses adicionales para garantizar 12 años de educación a todos los niños en los países de ingresos bajos y medianos-bajos. Ante ello, en este informe se exhorta a incrementar sustancialmente los recursos nacionales y la ayuda para la educación básica. Asimismo, en la Declaración de Incheon se insta a los países a destinar a la educación, de modo eficiente, al menos entre el 4% y el 6% del PIB, de acuerdo con los criterios internacionales y regionales; además, se insta a los donantes a elevar su ayuda oficial para el desarrollo hasta el objetivo del 0,7% del PIB, a dar prioridad a los países menos adelantados y a mejorar la eficacia de la ayuda.