"El dia que me enteré de que FSN había ganado un premio de la UNESCO", por Evernice Munando, del Fideicomiso Female Students Network (FSN) de Zimbabwe.

02 octubre 2017

Cuando recibí la buena noticia, no me lo podía creer. Era un viernes por la tarde y yo estaba sola en la oficina, acabando algunas tareas secundarias mientras mis colegas asistían a un programa de una universidad de Harare (Zimbabwe). Recuerdo que grité y lo celebré corriendo por el patio de la oficina y en la carrera dejé caer la chaqueta. Me sentía sumamente feliz, como persona individual y como fundadora de mi organización. Sentí que me conferían un honor muy especial, habida cuenta del nivel en que todo había comenzado. La pasión y el trabajo arduo habían obtenido su recompensa.

El hecho de haber ganado un premio de la UNESCO le ha dado más credibilidad y respeto al FSN de cara al país en su conjunto, pese a que se trata de una organización de la sociedad civil. Varios departamentos y ministerios del gobierno nos han prometido que seguirán apoyando los esfuerzos que la red lleva a cabo en pro de la emancipación de las mujeres y la educación de las niñas, con miras a la consecución del ODS 4 de aquí a 2030. A cambio, nuestra organización siente ahora que tiene una responsabilidad aún mayor de ejecutar adecuadamente su mandato: empoderar a las estudiantes de Zimbabwe y de otros países.

Ahora el FSN planea celebrar una reunión de consulta con miras a ampliar los esfuerzos que realiza en materia de promoción de políticas en institutos de educación de tercer ciclo en otras provincias de Zimbabwe. En las consultas participarán alumnas, autoridades de esas instituciones, representantes de entidades gubernamentales y miembros del parlamento, con el fin de elaborar un plan de acción y orientar la ejecución de los proyectos y objetivos de la organización.

La organización ha previsto un espacio de aprendizaje democrático para las alumnas, en el que estén libres de los abusos y la discriminación, y donde las niñas y las mujeres dispongan de las mismas oportunidades. El propósito consiste en lograr que las estudiantes adquieran conciencia de sus derechos y responsabilidades, facilitar la celebración de talleres de capacitación, llevar a cabo campañas sobre el acoso sexual y promover la formulación de políticas que garanticen la rendición de cuentas de las autoridades en lo tocante a las necesidades de las alumnas.

Toda la red –las alumnas, el personal, los miembros y la junta directiva- nos sentimos inmensamente agradecidos por este premio internacional y por el apoyo de la UNESCO. Nos ha rejuvenecido y nos ha proporcionado nueva energía para proseguir la ardua labor que realizamos y aumentar el alcance de nuestras actividades.