“¡Detengan la destrucción!” reclama la Directora General