En Camboya, un proyecto financiado por el FIDC desafía las nociones preconcebidas en materia de discapacidad.