América Latina y el Caribe

América Latina y el Caribe

América Latina y el Caribe es una de las regiones con mayor diversidad biológica de la Tierra. La diversidad biológica de América Latina consiste en una diversidad biológica de clima tropical templado. Como se ha señalado en las programaciones de aula que figuran en las páginas precedentes, la diversidad biológica de una zona específica está determinada por las condiciones climáticas. Es posible encontrar zonas con diversidad biológica tropical en el Caribe, como los arrecifes de coral y otros animales marinos tropicales como, por ejemplo, el pez payaso y las anémonas de mar. Por su parte, la diversidad biológica de América Latina comprende una de las pluviselvas tropicales más grandes del mundo, que ha sido bautizada como el “pulmón de la Tierra”. También hay distintos tipos de diversidad biológica en este continente con arreglo a sus diferentes regiones climáticas. La diversidad biológica de América Latina y el Caribe es muy conocida por los servicios que presta a los seres humanos del mundo entero. No obstante la diversidad biológica de otras regiones del mundo, puede considerarse que la diversidad biológica de América Latina y el Caribe es la que proporciona más recursos valiosos, como alimentos, medicinas, alojamiento y, lo que es más importante, servicios gratuitos (en términos monetarios) que normalmente costarían mucho dinero a las personas que intentaran prestar servicios iguales o similares. Es el caso de la función que desempeña el ciclo natural del agua. Otro ejemplo son los productos farmacéuticos que provienen, en su mayor parte, de plantas y también de animales. Actualmente, las grandes empresas farmacéuticas se centran en esta región en particular cuando desean descubrir nuevas plantas.   

Una gran parte de los productos que utilizamos de esa diversidad biológica provienen de un número muy reducido de especies vegetales y animales, que han sido domesticadas o que se cultivan en huertos. Sin embargo, muchos productos también se obtienen directamente de los bosques y de otros entornos naturales. Por ejemplo, los alimentos silvestres son muy importantes, sobre todo cuando escasean los productos agrícolas. Muchas plantas medicinales también se recolectan en la naturaleza. 

Alimentos

A diferencia de todas las demás regiones del mundo, en América Latina y el Caribe ha habido una buena nutrición gracias a la diversidad de “alimentos integrales” saludables disponibles. Por alimentos integrales se entienden aquellos que no han sido procesados y que se recolectan en huertos o en la naturaleza. En esta región están aumentando las enfermedades del corazón, la obesidad y la diabetes porque se consumen más alimentos de estilo occidental, muy refinados y con un alto contenido de azúcar y grasas. Esto pone de relieve la importancia de mantener la diversidad biológica de los huertos tradicionales y los alimentos silvestres en la dieta diaria en América Latina y el Caribe, así como en otras regiones del mundo.

 

Medicinas

Según la Organización Mundial de la Salud, el 80% de las personas que viven en países en desarrollo dependen de medicinas tradicionales provenientes de plantas cultivadas localmente. Los curanderos usan más de cien plantas en América Latina para tratar toda suerte de enfermedades, infecciones, resfriados, úlceras gástricas y muchas otras dolencias. No solo se benefician de las medicinas obtenidas directamente de la naturaleza los países en desarrollo, sino que los medicamentos occidentales de los países desarrollados también obtienen provecho de las plantas. En un estudio reciente se señala que de 150 fármacos recetados en distintas partes del mundo, 118 se basaban en recursos naturales. De hecho, el 74% provenía de plantas. Los microbios y las especies animales también han contribuido a distintos medicamentos, incluidos algunos antibióticos y muchos otros fármacos.

Otros usos de la diversidad biológica

Además de los alimentos y los medicamentos, la diversidad biológica puede tener muchos otros usos. Se señalan algunos en el cuadro que figura a continuación.

 

Productos o servicios

Plantas o animales que pueden usarse

Materiales de construcción

La mayoría de los árboles (entre los más usados se encuentran el bambú y el palo rosa).

Talla y artesanía

El coco, el bambú, etc.

Fibras y tejidos

El coco, los helechos arborescentes, la especie de higo Ficus tinctoria, etc.

Tintes

La mora de la India (Morinda tinctoria), el mangle y la nuez de candela.

Aceites esenciales (aromáticos)

El cayeput y el sándalo.

Jabones

La vainilla, el coco y el sándalo.

Envoltorios de comida

El plátano y el jengibre silvestre.

Fajinado

La palma sagú, la nipa, el plátano y el pandán.

Adornos y trajes típicos

Ballena (dientes), aves (plumas), el higo Ficus tinctoria y la morera de papel (elaboración de tejidos tapa).

 

Los recursos y el futuro

Aunque, hasta la fecha, los científicos han identificado y dado nombre a cerca de 1,3 millones de especies vegetales y animales, estiman que hay millones de otras especies que todavía no han sido identificadas. A medida que adquirimos un mejor conocimiento de las plantas y los animales, mayores son las probabilidades de que encontremos especies nuevas que ofrezcan usos valiosos para las personas. Si bien los seres humanos han utilizado la diversidad biológica desde hace miles de años, solo se ha cultivado en huertos un número relativamente pequeño de especies vegetales y únicamente se han domesticado algunas especies animales. Muchos alimentos con los que contamos actualmente (recolectados en la naturaleza o cultivados en huertos de América Latina y el Caribe) no son de uso generalizado en otros lugares y podrían adquirir más importancia en el futuro. La utilización de las especies vegetales y animales por los pueblos indígenas representa una fuente potencial de ideas para el desarrollo de especies con el fin de darles más usos y obtener beneficios económicos. Entre los productos que podrían derivarse de la diversidad biológica en el futuro figuran nuevas variedades de plátano, filtros solares elaborados a partir del coral, fibras provenientes de la seda de araña, pegamentos obtenidos de percebes y medicamentos extraídos de cohombros de mar.

 

Actividad

Tema

El servicio secreto prestado por la diversidad biológica.

Materias conexas

Ciencias, estudios lingüísticos y arte.

Duración sugerida

Tiempo de preparación del docente: 30 minutos.

Duración de la lección: 90 minutes.

Materiales

Cartulina

Papel

Tijeras

Pegamento

Tarjetas sobre “La diversidad biológica realiza…”

Objetivos y resumen de la actividad

Los estudiantes aprenderán algunos de los servicios secretos que prestan los ecosistemas y las especies que viven en ellos, y que a veces pasamos por alto, mediante la creación de escenificaciones mudas para un juego en que sus pares deberán adivinar qué se representa.

Preguntas de orientación

¿Por qué son importantes los servicios de los ecosistemas para los seres humanos? ¿Podemos evaluar un servicio de un ecosistema en términos de valor monetario?

Resultados

Los estudiantes podrán:

Describir varios servicios importantes que la diversidad biológica presta a los seres humanos y explicar de qué manera esos servicios posibilitan la vida en la Tierra.

Preparación

Con objeto de lograr el máximo aprovechamiento de esta actividad, los docentes habrán de planearla previamente y coordinar el tiempo del que disponen con arreglo al horario escolar. Uno o dos días antes de empezar la actividad, los docentes pueden pedir a sus estudiantes que acudan al centro educativo con un ejemplo de una actividad humana, como un fábrica de transformación, una planta de fabricación o un huerto. Los estudiantes deberían describir brevemente un posible efecto que podría tener en la diversidad biológica el ejemplo que han elegido.

Introducción

Comience esta actividad pidiéndole a sus estudiantes que mencionen algunos ejemplos de ecosistemas comunes (por ejemplo, desiertos, ríos, bosques, humedales y arrecifes de coral). Si sus estudiantes no saben qué es un ecosistema, tal vez convenga dedicar algo de tiempo a mejorar sus conocimientos antes de intentar llevar a cabo esta actividad. Podría organizar un debate que ayude a los estudiantes a comprender que un ecosistema es una comunidad de plantas, animales y otros organismos que se relacionan juntos con el medio físico y que están conectados por la circulación de energía y nutrientes.

Cuando los estudiantes hayan entendido el término “ecosistema”, pídales que piensen en el término “servicio”. Haga que mencionen los servicios con los que están familiarizados en la escuela y en la comunidad, y puede anotarlos en la pizarra. Los servicios mencionados pueden incluir el transporte en autobús entre el centro educativo y el hogar de los estudiantes, la recogida de basura por la municipalidad, el trabajo de cortar el césped en el centro educativo o la preparación de alimentos en el comedor escolar. Una vez que sus estudiantes han entendido los conceptos de “ecosistema” y “servicio”, puede trabajar con esos dos términos en la parte siguiente de esta actividad.

Promover la comprensión de los estudiantes

Pida a sus estudiantes que se centren en los “servicios” que prestan los ecosistemas. Explíqueles que tanto los ecosistemas en su conjunto como cada una de las especies que viven en ellos llevan a cabo muchas funciones, de la misma manera que las comunidades en las que vivimos y las personas que las integran tienen distintas ocupaciones. Por medio de sus actividades diarias, cuyo objeto es lograr su propia supervivencia, los distintos organismos terminan por realizar funciones que ayudan a que la vida sea más vivible para los seres humanos y otros seres vivos. A fin de ayudar a los estudiantes a entender esta idea, pídales que propongan ejemplos de la manera en que una planta ayuda al medio ambiente. Entre las respuestas de los estudiantes deberían figurar algunas de las siguientes:

Las plantas proporcionan alimento los animales.

Las plantas producen oxígeno.

Las plantas ayudan a absorber dióxido de carbono.

Las raíces de las plantas pueden ayudar a que disminuya la erosión al impedir la disgregación del suelo.

Explique a sus  estudiantes que las especies no realizan ciertas actividades para que el planeta sea un lugar mejor para vivir; las acciones que los organismos realizan para su propia supervivencia pueden tener efectos secundarios beneficiosos para otros seres vivos.

Pida a sus estudiantes que señalen otros servicios que quizás proporcionen los ecosistemas. Para ello, puede que necesite ayudarles si antes no han dedicado mucho tiempo a estudiar los ecosistemas. Podría sugerirles cosas como el agua limpia, los suelos en buenas condiciones o la fruta y las verduras frescas, y pedirles que piensen en las distintas maneras en que los ecosistemas contribuyen a su logro. Si considera que los estudiantes tienen suficiente información básica, puede prescindir de esta parte de la actividad y pasar a la parte siguiente.

Aplicación de los conceptos/Puesta en práctica

Divida a los estudiantes en pequeños grupos. Aunque el número de grupos dependerá del número de estudiantes de la clase, cada grupo habrá de estar formado por un mínimo de cuatro estudiantes. Cada grupo estará encargado de prestar un servicio del ecosistema en la parte siguiente de la actividad. En función del número de estudiantes de la clase, tal vez solo puedan prestar una parte del servicio.

Explíqueles que se entregará a cada grupo una tarjeta en la que se describe uno de los servicios que prestan gratuitamente los ecosistemas y las especies. Cada grupo tendrá tiempo para preparar y ensayar una representación que comunique la idea descrita en la tarjeta. Asegúrese de que los estudiantes entiendan que no tienen que representar las palabras de la tarjeta, sino solamente la idea o el servicio a que esas palabras hacen referencia.

Al ver la escenificación, el público (los miembros de los otros grupos) debería poder adivinar de qué servicio se trata y en qué consiste. Es posible que algunos grupos tengan que dividir su representación en varios segmentos a fin de comunicar íntegramente el contenido de su tarjeta. Si bien la regla es que los estudiantes no pueden utilizar palabras durante la representación, si desea que el juego sea menos difícil, puede permitirles que empleen efectos sonoros y utilería.

Entregue a cada grupo una tarjeta “La diversidad biológica realiza…” (las encontrará al final de esta actividad) y concédales tiempo suficiente para que compongan y ensayen su representación. Aliente a todos los grupos a que en su escenificación incluyan a todos sus integrantes.

Cuando los estudiantes estén preparados, indique sucesivamente a cada grupo que escenifique el contenido de su tarjeta. Cabe la posibilidad de que los estudiantes prefieran realizar las representaciones en el exterior. Asegúrese de que sabe qué tarjeta tiene cada grupo. El docente decidirá si un estudiante ha adivinado el servicio escenificado. Los miembros del público intentarán adivinar de qué servicio se trata. Quizás quiera hacer una lista de las posibles respuestas en la pizarra. Deje que los grupos terminen su escenificación antes de que el público comience a intentar adivinar el servicio representado. Si los estudiantes no consiguen acertar, tal vez convenga que les dé algunas pistas adicionales mientras se repite la escenificación.

Cuando considere que se ha dado una respuesta correcta, elija a un estudiante (del grupo que realiza la representación) para que lea la tarjeta al resto de la clase. Quizás sea aconsejable que el grupo de estudiantes vuelva a escenificar el contenido de la tarjeta mientras el docente describe y explica sus acciones; con esto se pretende tener la certeza de que todos entienden en qué consiste cada servicio. Repita esta secuencia hasta que los restantes grupos hayan realizado su escenificación.

Reflexión

Proponga a los estudiantes que elijan uno de los servicios de los ecosistemas sobre los que han aprendido en esta actividad y pídales que hagan un dibujo en el que se represente ese servicio. Indíqueles que escriban en la parte superior de la hoja del dibujo “Agradezco el servicio de… que presta el ecosistema” y añadan el nombre del servicio sobre el que están haciendo un dibujo. Es una buena manera de conseguir que los estudiantes piensen acerca de lo afortunados que son de tener los servicios prestados gratuitamente por los ecosistemas y las especies, que posibilitan la vida en la Tierra. Recuerde a sus estudiantes que, con independencia de cómo llamemos a las funciones importantes que llevan a cabo los ecosistemas y las especies que viven en ellos (“servicios secretos”, “servicios de la naturaleza” o “servicios gratuitos”), esos servicios se prestan durante las 24 horas del día y ayudan a que nuestras vidas sean más vivibles.

Para terminar esta actividad, establezca un paralelismo entre un entorno o ecosistema sano y un cuerpo sano; si no estamos sanos, es difícil que podamos llevar a cabo nuestras tareas en casa o en la escuela. Lo mismo ocurre con los ecosistemas: si no gozan de buena “salud”, no podrán prestar los importantes servicios de los que dependemos.

Todos los seres vivos desempeñan una función importante en un ecosistema, de modo que es necesario proteger y mantener en buen estado la diversidad biológica de la Tierra porque no sabemos qué servicios importantes pueden estar prestando que nos ayudan a sobrevivir.

Tarjetas “La diversidad biológica realiza…”

Los recuadros siguientes pueden fotocopiarse, recortarse y pegarse en tarjetas o puede pedirse a los estudiantes que copien e ilustren la información que contienen.

Los insectos, las aves y los murciélagos ayudan en la polinización

En su búsqueda diaria de alimento, las abejas y otros insectos, además de algunas aves y los murciélagos, terminan por trasladar polen de una planta a otra. Cuando se detienen en una flor para tomar algo de néctar dulce, los animales se impregnan de polen. Al volar hasta otra flor, parte de ese polen se desprende al contacto con la nueva planta y las flores polinizadas pueden producir semillas. La polinización no solo ayuda a las plantas silvestres, sino que también es importante para las plantas cultivadas. La mayoría de nuestras cosechas depende de estos polinizadores naturales.

 

Algunas especies ayudan a controlar las posibles plagas

A menudo, los depredadores ayudan a mantener bajo control las poblaciones de seres vivos que pueden causar plagas. Por ejemplo, las aves, los murciélagos y las libélulas comen millones de insectos que, de otra forma, devorarían las cosechas o nos picarían.

 

Las plantas ayudan a controlar la erosión y las inundaciones

¿Has visto alguna vez agua de lluvia precipitándose por la ladera de una colina en la que no crecen muchas plantas? Puede que esa ladera haya sido talada para obtener madera o para destinarla a tierra de cultivo. Sin las plantas que absorben el agua y sin las raíces de las plantas que garantizan la estabilidad de los suelos, el agua de lluvia arrastra muy rápidamente el suelo. Además, las plantas ayudan a frenar la velocidad con que discurre el agua, lo que permite que el suelo la absorba. Las plantas contribuyen a impedir la pérdida de suelo ocasionada por la erosión y a reducir las inundaciones.

 

Los humedales ayudan a limpiar el agua

Si filtras agua sucia, puedes esperar que el agua resultante esté más limpia. Algo parecido ocurre en la naturaleza cuando el agua atraviesa un humedal. Los humedales son zonas de suelos anegados o que están cubiertas por aguas poco profundas permanente o intermitentemente.

Al reducir la velocidad con que corre el agua sucia, la vegetación que crece en los humedales atrapa parte de los contaminantes y los sedimentos. Sin embargo, las plantas no son los únicos seres vivos que limpian el agua. Los animales acuáticos que filtran agua a través de su cuerpo para extraer de ella su alimento, como las ostras, también acaban limpiando el agua en la que viven.